El neoclasicismo

     El neoclasicismo es el último movimiento artístico de dimensiones universales. Afecta a todas las artes y en todo el mundo.

Francia

     Los grandes teóricos del neoclasicismo fueron dos críticos de arte: Johann Wínckelmann y Antón Rafael Mengs, que estudian la antigüedad clásica, y propugnan el purismo y el clasicismo como virtudes del arte antiguo, y la serenidad y el equilibrio como modelo de belleza.

     Jacques-Germain Soufflot es el primer gran arquitecto plenamente neoclásico. Panteón en París. Los edificios recuerdan a los templos clásicos. Son para uso público, de la Administración del Estado y el ocio de la burguesía.

     Charles Percier y Pierre Fontaine son los arquitectos oficiales de Napoleón y los creadores del estilo imperio, caracterizado por los muebles macizos, la decoración geométrica y la profusión de curvas.

Italia

     Giovanni Battista Piranesi es el arquitecto italiano de mayor prestigio. Conoce la obra de Vitrubio y Palladio. Giuseppe Valadier. Pudo realizar algunas obras en Roma: Casa del Pueblo.

España

     Francisco Sabatini, trabaja para Carlos III y realiza obras como la puerta de Alcalá. Juan de Villanueva construirá la fachada del palacio del Pardo y la Puerta del Jardín Botánico.

Los visionarios y utópicos

     Lo más característico y revolucionario de la arquitectura neoclásica está en los proyectos de una serie de arquitectos, que no se pueden realizar por falta de una tecnología adecuada.

     Claude-Nicolás Ledoux proyecta residencias de campo y palacetes. Es un urbanista partidario de los patrones geométricos y estáticos: aduanas de paso a París.

     Etienne-Louis Boullée es un precursor del racionalismo del siglo XX. El cenotafio a Newton consiste en una esfera perfecta

     Jean-Nicolás-Louis Durand idea construcciones basadas en una serie de módulos que pueden agruparse en múltiples combinaciones.

El eclecticismo y el romanticismo

     Esta es la época de las grandes reformas urbanísticas de París, con Haussmann. Los edificios se debaten entre el neoclasicismo imperante y el gusto por lo medieval, formando el eclecticismo.

Francia

     Charles Garnier (1825-1868) es el principal arquitecto de la época: la Ópera de París. Conjuga elementos arquitectónicos heterogéneos en los que mezcla lo fantasioso y lo opulento del gusto burgués y el medievalismo.

     Viollet-le-Duc (1814-1879) es un gran divulgador. Más que un constructor es un restaurador de monumentos: catedral de Notre-Dame de París, catedral de Reims.

Inglaterra

     En Inglaterra el clasicismo romántico se centra en la exaltación de la Edad Media. Los críticos John Ruskin, William Morris y Edward Pugin tienen una repercusión universal. Gusta de los ambientes exóticos y salvajes de espíritu romántico. Son típicos los palacetes y los kioscos en los parques ingleses. Charles Barry construye el Parlamento de Londres con un estilo totalmente gótico.

España

     En España la búsqueda de una arquitectura nacional encuentra en el mudéjar y el isabelino el estilo nacional.

La arquitectura del hierro y del cristal

     La arquitectura del hierro y del cristal ha sido una auténtica revolución, tanto desde el punto de vista de los materiales como de las formas arquitectónicas y sus motivos. Se construirán torres, invernaderos, mercados, naves, fábricas, etc., lugares donde se necesitan grandes espacios diáfanos, lugares funcionales, que surgen de las necesidades de la nueva sociedad capitalista e industrial.

     Henri Labrouste, sala de lectura de la Biblioteca Nacional de París. Víctor Baltrad, el mercado de Les Halles Central de París. Permite realizar auténticos alardes de ingeniería. Gustave Eiffel, torre de París, y el elevador de Santa Justa, en Lisboa.

     El hierro permite la aparición del rascacielos. Los primeros se construyen en Chicago. Los edificios más emblemáticos son los almacenes Marshall Fiel de Henry Hobson Richardson y el auditorio de Chicago de Louis Henry Sullivan.

El modernismo

     Es un arte burgués, muy caro, que intenta integrar en la arquitectura todo el arte. Es una corriente esencialmente decorativa, aunque posee soluciones arquitectónicas originales.

     El modernismo nace en Bélgica de la mano de Van de Velde, la casa Bloemenwert y Víctor Horta, el más puro de los modernistas: la casa Solvay.

     William Morris (1834-1896), su modernismo no cae en los excesos decorativos. Diseña muebles y pequeños utensilios cotidianos.

     Charles Rennie Mackintosh (1868-1928) aporta nuevas soluciones a sus problemas arquitectónicos: Escuela de Arte de Glasgow.

La Sezession de Viena

     Otto Wágner (1841-1918) se interesa por los nuevos materiales: pabellón de la exposición universal de 1878, la Caja de Ahorros de Viena, y la Biblioteca universitaria.

     Jóseph Ólbrischt (1879-1908), construyó el edificio de la Sezession, caracterizado por la acumulación de formas geométricas que se coronan con una gran esfera de hierro forjado.

     Jóseph Hoffman (1870-1957) diseñó tanto villas burguesas como casas baratas, y colonias de obreros: ciudades jardín.

Gaudí y el modernismo en España

     Antonio Gaudí (1852-1926) es uno de los arquitectos más personales y originales del movimiento. Pone la decoración en el exterior del edificio. En su primera etapa, tiene tendencias historicistas: la casa Vicens, el palacio episcopal de Astorga. En una segunda etapa recibe la influencia del arte africano y de los pueblos primitivos: el parque Güell.

     Proyecta sus edificios como obras únicas, casi como esculturas. Los muebles, los mosaicos, las rejerías, todos los detalles finales salen de su propia mano.

     El parque Güell es un proyecto para una ciudad jardín. Para la decoración de todos los motivos usa la cerámica rota, que pega a modo de mosaico. Utilizalas columnas inclinadas, para dirigir el peso, los arcos y arbotantes con distintos ritmos, dando al conjunto una apariencia caótica.

     La casa Milá es una de sus obras más conocidas e internacionales. Asombra su decoración de guerreros, sus luces y sus sombras y las diferentes texturas que se observan.

     La obra más significativa de Gaudí es la Sagrada Familia, que dejó inacabada, pero que es una auténtica antología de toda su obra.

     Lluis Doménech i Montaner, construye el Palacio de la Música de Barcelona, y Josep Puig i Cadafalch, la casa Martín.

El racionalismo y el movimiento moderno

     El racionalismo es la arquitectura de nuestro tiempo. La vivienda que utilizamos en las ciudades, los conceptos urbanísticos, el mundo artificial que nos rodea cotidianamente es de concepción racionalista.

     La arquitectura racionalista se caracteriza por la desornamentación decorativa, la sinceridad de los materiales, y los volúmenes de geometría perfecta, cubos y prismas cuadrangulares. El racionalismo no pretende limitarse a construir edificios; es toda una nueva concepción de la ciudad como centro urbano, mercado y lugar de habitación.

     El racionalismo nace con la influencia decisiva de la Bauhaus y el arte abstracto de Kandinsky, Malévich, Mondrian y Klee.

     La figura más representativa del movimiento moderno es Le Corbusier. Para él cada casa es una máquina para vivir. El edificio debe identificarse con su entorno y tener un espacio verde a su alrededor, para integrar la naturaleza con la vivienda.

     Auguste Perret es el primero en utilizar el hormigón armado como elemento arquitectónico dejándolo a la vista: Notre-Dame de Le Raincy.

     Walter Gropius fue el fundador de la Bauhaus y uno de sus miembros más destacados. En 1911 construye la fábrica Fagus, que es toda una revolución en la concepción de los grandes espacios. Utiliza grandes superficies acristaladas y suprime los soportes de ángulo, utilizando el muro cortina: fábrica modelo,edificio de la Pan Americana (Pan-Am) en Nueva York.

     Ludwig Mies van der Rohe es un auténtico maestro en la creación de espacios abiertos con sólo uno o dos muros. En 1929 construye el pabellón alemán de la Exposición Internacional de Barcelona, una auténtica joya del racionalismo más austero.

     Frank Lloyd Wright se caracteriza por la integración orgánica del edificio y la naturaleza, por sus formas y por los materiales. Museo Guggenheim, Casa Kaufmann.

     Le Corbusier publica Arquitectura de la época maquinista, en donde resume su ideología arquitectónica: construcción sobre pilotes para permitir un jardín en el suelo, aprovechamiento de las terrazas como espacio verde, plano libre, ventana continua en horizontal, fachada cortina e independiente, etc. Lleva a la práctica la construcción por módulos, unidades de habitación: bloque de apartamentos de Marsella en 1947. Inventa el dúplex. Obras suyas son: Villa Savoye en Poissy, la casa Citroën, Tribunal Supremo de Chandigarh.

     Alvar Aalto es el representante más destacado de la arquitectura orgánica. Sanatorio de Paimio, en el que los bloques están separados funcionalmente y unidos por pasadizos.

     En España el racionalismo entra por medio del grupo GATEPAC que introducen los ideales del CIAM. García Mercadal: rincón de Goya en Zaragoza, cine Fígaro en Madrid. Durante el franquismo destacaron Francisco Javier Sáenz de Oiza, Oriol Bohigas, Ricardo Bofill y José Rafael Moneo.

     En el Tercer Mundo hay que señalar las construcciones de Ciudad de México, Félix Candela: Palacio de los Deportes de Ciudad de México. La creación de Brasilia, y la labor de la reconstrucción de Japón

Anuncios