Latest Entries »

Arte Abstracto

Arte abstracto es el estilo artístico que enfatiza los aspectos cromáticos, formales y estructurales, acentuándo formas naturales. El arte abstracto deja de considerar justificada la necesidad de la representación figurativa y tiende a sustituirla por un lenguaje visual autónomo, dotado de sus propias significaciones. El arte abstracto usa un lenguaje visual de forma, color y línea para crear una composición que puede existir con independencia de referencias visuales del mundo real.[1] El arte occidental había estado, desde el Renacimiento hasta mediados del siglo XIX, sometido a la lógica de la perspectiva y a un intento de reproducir una ilusión de realidad visible. El arte de culturas distintas a la Europea se hicieron accesibles y mostraban formas alternativas de describir experiencias visuales a los artistas. A finales del siglo XIX muchos artistas sintieron la necesidad de crear un nuevo tipo de arte que asumiría los cambios fundamentales que se estaban produciendo en tecnología, ciencias y filosofía. Las fuentes de las que los artistas individuales tomaban sus argumentos teóricos eran diversas, y reflejaban las preocupaciones intelectuales y sociales en todas las áreas de la cultura occidental de aquella época.[2]

La abstracción se aparta de la realidad en la representación de la imaginería en el arte. Este distanciamiento de una representación exacta puede ser sólo ligera, parcial o completa. La abstracción existe con cierta graduación. Incluso el arte que pretende verosimilitud del más alto grado puede ser abstracto, al menos en teoría, pues la representación perfecta es extremadamente improbable. La obra Ć arte que se toma libertades, alterando por ejemplo el color y la forma de maneras evidentes, puede decirse que en parte es abstracta. La abstracción total no conserva ninguna traza de referencia a nada reconocible. El arte figurativo y la abstracción total son casi mutuamente excluyentes. Pero el arte figurativo y el representativo (o realista) a menudo contiene algo de abstracción parcial. Entre los muy diversos movimientos artísticos que personifican una abstracción parcial estarían por ejemplo el fauvismo en el que el color está intencionadamente alterado en relación con la realidad, y el cubismo, que claramente altera las formas de la vida real en los objetos que representa.[3] [4]

Pero la abstracción pura, en la que no hay referencia alguna a realidades naturales, surgió alrededor de 1910, como reacción al realismo, e influido por la aparición de la fotografía que provocó la crisis del arte figurativo. Es una de las manifestaciones más significativas del arte del siglo XX. Este lenguaje se elaboró a partir de las experiencias de vanguardia precedentes. Por un lado, el fauvismo y el expresionismo liberaron el color, lo que derivó hacia la abstracción lírica o informalismo. Otra vía fue la del cubismo, que hizo hincapié en la conceptualización de la forma y de la composición, lo que llevó a otro tipo de abstracción, las diferentes abstracciones geométricas y constructivas. Tanto la abstracción geométrica como la abstracción lírica son a menudo totalmente abstractas. Por lo tanto, ya desde sus comienzos, el arte abstracto ha tendido hacia dos polos: uno, cuyos orígenes se remontan al fauvismo, es libre y lírico; el otro, inspirándose más en el cubismo, es rigurosamente geométrico.

El concepto de arte abstracto designa una serie de tendencias en pintura, escultura y artes gráficas, que rechazan la copia o la imitación de todo modelo exterior a la conciencia del artista. Se entiende por arte abstracto aquel que prescinde de toda figuración (espacio real, objetos, paisajes, figuras, seres animados e incluso formas geométricas si se representan como objetos reales, con iluminación y perspectiva); según esta acepción, una obra abstracta no puede hacer referencia a algo exterior a la obra en sí misma, sino que propone una nueva realidad distinta a la natural.

Siglo XIX

Véanse también: Romanticismo, Impresionismo, Postimpresionismo y Expresionismo

Tres movimientos artísticos que contribuyeron al desarrollo del arte abstracto fueron el Romanticismo, el impresionismo y el expresionismo.[cita requerida] A lo largo del siglo XIX se consiguió la independencia de los artistas. El mecenazgo de la iglesia disminuyó y el privado del público fue más capaz de proporcionar una forma de vida para los artistas.

Las primeras insinuaciones de un nuevo arte fueron obra de James McNeill Whistler quien, en su pintura Nocturne in Black and Gold: The falling Rocket, («Nocturno en negro y oro: el cohete que cae», 1872), dio gran énfasis a la sensación visual que a la representación de los objetos. Un interés objetivo en lo que se ve, puede distinguirse de otras pinturas de John Constable, J M W Turner, Camille Corot y de ellos los impresionistas que continuaron la pintura al aire libre de la escuela de Barbizon.

[editar] Siglo XX

Véanse también: Pintura occidental, Fauvismo y Cubismo

Paul Cézanne había comenzado como impresionista pero lo que pretendía, una construcción lógica de la realidad basada en una vista desde un simple punto de vista,[5] con color modulado en áreas planas, se convirtió en la base de un nuevo arte visual, para ser más tarde desarrollado hacia el cubismo por George Braque y Pablo Picasso.

Los pintores expresionistas exploraron el uso grosero de la superficie pictórica, dibujando distorsiones y exageraciones y color intenso. Los expresionistas produjeron pinturas cargadas emocionalmente que eran reacciones y percepciones de la experiencia contemporánea; y reacciones al impresionismo y otras direcciones más conservadoras de la pintura de finales del XIX. Aunque artistas como Edvard Munch y James Ensor se vieron influidos principalmente por la obra de los posimpresionistas fueron decisivos para el advenimiento de la abstracción en el siglo XX.

El postimpresionismo tal como lo practicaron Paul Gauguin, Georges Seurat, Vincent van Gogh y Paul Cézanne tuvo un enorme impacto en el arte del siglo XX y llevó al advenimiento de la abstracción del siglo XX. La herencia de pintores como Van Gogh, Cézanne, Gauguin y Seurat fue esencial para el desarrollo del arte moderno. A comienzos del siglo XX, Henri Matisse y otros jóvenes artistas incluyendo a los precubistas Georges Braque, André Derain, Raoul Dufy y Maurice de Vlaminck revolucionaron el mundo artístico de París con pinturas de paisajes y figuras «salvajes», de mucho colorido y expresivos, que los críticos llamaron fauvismo. El crudo lenguaje de color tal como lo desarrollaron los fauves directamente influyeron a otro pionero de la abstracción Vasili Kandinski.

Aunque el cubismo al final depende del tema representado fue junto con el fauvismo el movimiento artístico que directamente abrió la puerta a la abstracción en el siglo XX. Pablo Picasso hizo sus primeras obras cubistas basándose en la idea de Cézanne de que toda representación de la naturaleza puede reducirse a tres sólidos: cubo, esfera y cono. Con la pintura Las señoritas de Aviñón 1907, Picasso creo dramáticamente un cuadro nuevo y radical representando un burdel primitivo y crudo con cinco prostitutas, mujeres violentamente pintadas, que recordaban máscaras trbales africanas y sus nuevas creaciones cubistas. El cubismo analítico fue desarrollado conjuntamente por Pablo Picasso y Georges Braque, desde alrededor de 1908 hasta 1912. El cubismo analítico, la primera manifestación clara del cubismo, fue seguido por el cubismo sintético, practicado por Braque, Picasso, Fernand Léger, Juan Gris, Albert Gleizes, Marcel Duchamp e innumerables artistas hacia los años veinte. El cubismo sintético se caracteriza por la introducción de diferentes texturas, superficies, elementos de collage, papier collé y gran variedad de objetos diversos unidos. Los artistas de collage com Kurt Schwitters y Man Ray y otros influidos por el cubismo fueron decisivos para el desarrollo del movimiento llamado dadá.

Desde principios de siglo las conexiones culturales entre artistas de las principales ciudades europeas y norteamericanas se habían vuelto extremadamente activos conforme se esforzaron por crear una forma de arte que igualara las altas aspiraciones del modernismo. Las ideas fueron capaces de influirse mutuamente a través de libros de artistas, exposiciones y manifiestos de manera que muchas fuentes estaban abiertas a la experimentación y formaron la base de la diversidad de modos de abstracción. El siguiente extracto, de The World Backwards, proporciona alguna impresión de las interconexiones de la cultura de la época:

«El conocimiento de David Burliuk de los movimientos de arte moderno debió ser extremadamente actualizados, pues la segunda exposición Knave of Diamonds, celebrada en enero en de 1912 (en Moscú) incluó no sólo pinturas enviadas desde Múnich, sino algunos miembros del grupo alemán Die Brücke, mientras que de París vinieron obras de Robert Delaunay, Henri Matisse y Fernand Léger, así como de Picasso. Durante la primavera David Burliuk impartió dos conferencias sobre el cubismo y planeó una publicación polémica, que el Knave of Diamonds iba a financiar. Fue al extranjero en mayo y regresó determinado a rivalizar con el almanaque Der Blaue Reiter que había emergido de los impresores mientras el estaba en Alemania».

[editar] Música

Algunos acercamientos al arte abstracta tenía conexiones con la música. La música proporciona un ejemplo de una forma de arte que usa los elmentos abstractos del sonido y las divisiones del tiempo. El mismo Vasili Kandinski, que también era músico, fue inspirado por la posibilidad de marcas y color asociativo resonando en el alma. La idea había sido propuesta por Charles Baudelaire, que todos nuestros sentidos responden a diversos estímulos pero los sentidos están conectados en un nivel estético más hondo.

Íntimamente relacionado con esto, está la idea de que el arte tiene La dimensión espiritual y puede transcender la vida de cada día, alcanzando un plano espiritual. La Sociedad Teosófica popularizó la antigua sabiduría de los libros sagrados de la India, China en los primeros años del siglo. Fue en este contexto que Piet Mondrian, Vasili Kandinski, Hilma af Klint y otros artistas trabajando hacia el «estado sin objeto» se vieron interesados en lo oculto como una manera de crear un objeto «interior». Las formas universales e intemporales que se encuentran en geometría: el círculo, el cuadrado y el triángulo se convirtieron en elementos espaciales en el arte abstracto; eran, como el color, sistemas fundamentales que estaban por debajo de la realidad visible.

[editar] Abstracción Lírica

Artículo principal: Abstracción lírica

Cronológicamente, el lituano Mikalojus Konstantinas Čiurlionis está considerado, por sus composiciones no figurativas fechadas en 1904, como el primer pintor abstracto. Pero la abstracción como un estilo moderno internacional, coherente, vio sus verdaderas bases establecidas por Vasili Kandinski. Su obra ilustra la llamada abstracción lírica. Llegó, entre 1910 y 1912, a una abstracción impregnada de sentimiento, idealmente representativa de las aspiraciones de los artistas del grupo expresionista de Múnich Der Blaue Reiter, del que él mismo formaba parte. A partir de 1912, casi todos los artistas europeos hicieron experimentos en esta línea.

Para el año 1911 se habían creado muchas obras experimentales que buscaban el «arte puro». En Francia, Robert Delaunay elaboró, desde 1912, a partir de las teorías de Chevreul sobre el contraste simultáneo de los colores, sus Ventanas y sus primeras Formas circulares cósmicas abstractas, mientras que Frank Kupka exponía en el Salón de Otoño de 1912 Amorfa, fuga de dos colores y en 1913 Planos verticales azules y rojos. En 1913 el poeta Guillaume Appollinaire llamó orfismo a la obra de Robert y Sonia Delaunay. Lo definió como el arte de pintar nuevas estructuras a partir de elementos que no han sido tomados prestados de la esfera visual, sino que habían sido creados totalmente por el artista… es arte puro.

LAS VANGUARDIAS ARTÍSTICAS

Los miembros de estas vanguardias se constituyen en grupos que se afanan en mostrar su independencia y rebeldía frente al arte oficial, muy valorado por una burguesía muy conservadora y desconfiada ante cualquier novedad artística.

Quieren aprovechar los descubrimientos científicos y aplicarlos a su arte. Por ejmplo:

  • Los fauvistas llevarán hasta las últimas consecuencias las teorías científicas sobre el color que los impresionistas habías iniciado.
  • El Cubismo a partir d ela teoría de la relatividad llegó al descubrimiento de la “cuarta dimensión”.
  • El expresionismo incorpora rasgos de culturas primitivas, más conocidas gracias a la etnología.
  • Los surrealistas parten de las teorías del psicoanálisis para reproducir imágenes de sueños y del subconsciente.
  • Todos en general aprovechan los nuevos materiales y las técnicas para usarlos.

Se establece una nueva relación arte-sociedad.

Las vanguardias evolucionan mñas rápidamente que la comprensión del público. Esto y el hecho de necesitar una preparación previa para decodificar los mensajes que los artistas mandan a través de sus obras, crea un abismo entre el pintor y la mayor parte d ela población que no entiende sus obras.

Ya no son los gremios ni las academias los que rigen el destino de l artista. Ahora se regulan por la oferta y la demanda; un sistema que gira entorno a los marchantes, las galerías, los coleccionistas y los críticos.

FAUVISMO

Es el primer movimiento revolucionario del siglo. Está formado por un grupo de pintores que durante un tiempo comparten las mismas ideas:

  • Rebeldía hacia el arte oficial burgués.
  • Admiración por la pintura de Gauguin y Van Gogh, basado en el uso arbitrario de colores muy vivos.

El líder de este movimiento es Matisse.

  • Simplifica el modelo transformando sus formas en zonas de color que no suelen coincidir con su forma real en la naturaleza.
  • En grandes composiciones mezcla el desenfreno cromático con los ritmos curvilíneos del Art Nouveau y el arabesco musulmán.

FUTURISMO

Características:

  • El arte debe nutrirse del contacto directo con el mundo moderno, nunca de la tradición.
  • La ciudad industrial y la máquina serán los temas fundamentales.
  • El coche será visto como símbolo de la modernidad y la velocidad.
  • La ciudad aparecerá muchísimo, con sus calles llenas de luces y carteles y sus muchedumbres afanosas.
  • Culto a la velocidad y a la máquina.
  • Visión en la que los objetos se funden con su entorno y se disiulven en él por culpa del movimento y la luz.
  • Se sirven del puntillismo, la descomposición y articulación de planos del cubismo y de los estudios fotográficos sobre el movimiento.

BOCCIONI – “FORMAS ÚNICAS DE CONTINUIDAD EN EL ESPACIO”

Escultura de bronce. Es la creación más impresionante del futurismo. Es una evocación a la fuerza del movimiento. No es la construcción de un cuerpo sino de la acción del cuerpo. Las líneas de fuerza se visualizan en el campo tridimensional como un apéndice muscular en una poderosa síntesis de movimiento.

EXPRESIONISMO

Movimiento artístico que toma como núcleo de sus preocupaciones el alma humana. No se dirige hacia la sensibilidad de los colores sino al planteamiento de los conflictos del hombre para expresar al exterior los sentimientos del espíritu (interior).

Para expresar emociones tan intensas utilizan la distorsión de las formas y el color para así acentuar la expresión.

Simpatizan con los colores de las vidrieras góticas y sus imágenes fragmentadas por demarcaciones de plomo. También simpatizan con la ruptura cromática de Matisse.

Presenta seres angustiados, que preludian por su violencia y tensión los desastres de la 1. G.M. Es un protesta contra la sociedad, son pesimistas, reflejan un gran dramatismo.

Se produce un rechazo a la armonía y la belleza.

Tonos oscuros, colores fuertes y chillones.

El mundo exterior sólo importa porque es indispensable para expresar las inquietudes interiores.

MUNCH – EL GRITO

Munch poseía una personalidad atormentada y creó una extradordinaria expresión pictórica para dar forma a sus fantasamas personales.

Tuvo una infancia trágica que explica su inestabilidad emocional y sus angustias.

Pintura realizada en 1893. Es una de las obras más significativa sde Munch.

Describe la experiencia que la originó: “solo, emblando de angustia, oí el grito, vasto, infinito de la natturaleza”. Una pronta inquietud que transformó en impresiones sensibles, con colores irreales, violentos, con el uso deramático de la perspectiva y los ritmos arremolinados que enlazan el paisaje con la figura espectral situada en primer término , terriblemente desesperada.

CUBISMO

A aprtir de 1906, tras el Fauvismo, se empezó a imponer la estética cubista, retornando a la vía geométrica iniciada anteriormente por Cézanne.

Este movimiento se caracteriza por la descomposición de la imagen en estructuras poliédricas que reflejan simultáneamente varios puntos de vista. Es decir, reduce la figura, el espacio y el paisaje a cubos.

Supone una ruptura con las convenciones plásticas tradicionales.

Esta revolución estética fue liderada por Picaso.

PICASO

Sus inicios fueron académicos porque su padre era profesor de dibujo en una academia.

Durante su estancia en Barcelona entra en contacto con las tertulias modernistas y deduce dos cosas:

  • El academicismo tenía detractores.
  • La novedad está en París.

Marcha a París y allí empieza su trayectoria pictórica que podemos dividir en varias etapas:

Periodo azul. 1901-1904. Reacción frente al impresionismo. Presenta tipos escuálidos, infelices y dolientes en su trágica condición existencial.

Periodo rosa. 1904-1907. Abandona la melancolía y aclara su paleta. Iconografía de personajes de circo y teatros ambulantes.

Cubismo. En 1907 contrasta sus pinturas con la obra de Cézanne (observada en una exposición) y con las máscaras africanas del museo del hombre. El resultado es la pintura “Les demoiselles d’Avignon”, considerada su primera obra cubista. Su etapa cubista se divide en:

  • Cubismo analítico. 1907-1912. Se dedica al paisaje y a la figura humana. El método es el mismo: decomponer geométricamente la forma y luego ensamblar los trozos, mostrando sus 4 planos sobre el lienzo. Pronto se da cuenta que este sistema le hace perder el contacto con la realidad y le conduce a la abstracción. En 1912 lo abandona al descubrir las posibilidades del collage.
  • Cubismo sintético.1912-1916. Basado en el collage que ofrece la posibilidad de incorporar a las pinturas objetos reconocibles. Un recorte de periódico permite distinguir grafías; una partitura, notas musicales. Estos elementos actuaban de contrapunto real frente a los dibujos analíticos que aplicaba sobre el soporte. Esta técnica no le satisfacía y recupera la figura humana y el color.

La crítica cree que ha abandonado el cubismo y luego ve que oo alterna con el realismo según la conveniencia del tema.

Así en 1923, pinta “El arlequín”, donde obsrvamos un lenguaje clásico; en cambio en 1937 recupera el cubismo para pintar “El Guernica”.

LES DEMOISELLES D’AVIGNON

A partir de este cuadro Picasso se aleja de su perido rosa y se dirige hacia una investigación revolucionaria de la forma y del espacio.

Este cuadro representa un grupo de 5 prostitutas semidesnudas de la barcelonesa calle de Avinyó, en pose exhibicionista para captar clientes.

Es la frontera entre el pasado europeo y el futuro inmediato. Es un reinterpretación radical del desnudo con referencia a las bañistas de Cézanne o incluso a las grandes composiciones de desnudos de Tiziano o Rafael. Sorprende la violenta inquietud y la despreocupación por nincún cánon de belleza.

Los cuerpos de las mujeres están descompuestos en bloques geométricos y ensamblados por una intersección de planos.

La joven sentada muestra la mismo tiempo el rostro, el pecho y la espalda, simultaneando todos los puntos de vista y quebrando las normas d ela perspectiva convencional. Este rechazo a la perspectiva será lo que distinguirá al cubismo de todos los sistemas prvios de composición basados en la perspectiva renacentista. Observamos eses rechazo en la tendencia de las superfícies sueltas a resbalar de sus posiciones naturales y deslizarse las unas contra las otras. También es patente en el tratamiento angular de la cortina rojiza de la izquierda.

No hay un espacio libre sobre el cual se hayan dispuesto las figuras; son las propias figuras, o los bloques geométricos que las componen, las que generan el espacio.

En la mujer de perfil situada a la izquierda, cuyo ojo ocupa todo el rostro se combina la escultura egipcia con las pesadas figuras de las últimas pinturas de Gauguin.

Los ojos fijos, contorneados en negro y los rasgos esquemáticos de las mujeres del centro, recuerdan las esculturas pre-romanas del Louvre que Picasso conoce tan bien.

Las figuras situadas a la derecha con las caras distorsionadas se inspiran en las tallas del arte africano.

BRANCUSI – EL NOUNAT (1925)

Principal escultor cubista.

El misticismo oriental influencia su obra e incluso toda su vida. Intentó penetrar en las capas superficiales de las cosas para encontrar las formas esenciales y conseguir una belleza caracterizada por la reducción de detalles, una simplificación con la cual llega a las formas absolutas y perfectas a través de un escrupuloso respeto por la naturaleza de los materiales que trabajaba artesanalmente hasta conseguir superfícies lisas, pulidas e inmaculadas.

Es una escultura de bronce. Se observa en ella la purificación refinada hasta conseguir una forma ovoide, simple, de superfície brillante que nos transporta al origen de la creración, de la vida. Es una obra de depurada abstracción y acabados perfectos.

SURREALISMO

Movimeinto artístico basado en la teoría del psicoanálisis de Freud.

Pretende visualizar el incosciente del individuo en su estado puro, esto es, despojado del control que ejerce la razón y al margen de las represiones éticas y morales de los convencionalismos sociales.

Freud descubrió que la libertad desinhibida del ser humano sólo aflora en los sueños y que es en este mundo onírico donde se agolpan las emociones más comunes: el placer y la agresividad.

Dalí, máximo exponente del Surrealismo, explotará este tema del inconsciente y los ueños. A través d elos sueños y recuerdos dará rienda suelta a sus miedos: pavor al contacto físico con el sexo contrario, miedo a la castración, obsesión enfermiza por la muerte,la impotencia y la putrefacción.

Dalí empieza a experimentar un método propio que apoyará en su habilidad artística. No se limita a plasmar los sueños en un cuadro, sino que también interpreta el mundo exterior en virtud de sus obsesiones. Es decir, concreta la imagen real soñada, en otras obsesiones ocultas. El rsultado es la imagen doble que sin alterarse, representa al mismo tiempo 2 o más realidades.

DADAISMO

Es la expresión de una protesta nihilista contra todos los aspectos de la cultura occidental, especialmente contra el militarismo existente durante la 1ª G.M.

Sus métodos artísticos se apoyaban en lo absurdo e irracional con el fin de expresar su rechazo a todos los valores sociales y estéticos del momento y provocar una reacción en el espectador para que reflexionara sobre lo establecido.

Algunos de sus miembros se convirtieron en figuras destacadas del surrealismo.

Características:

El dada defiende la libertad del hombre, la espontaneidad y la destrucción. Se opone al arte tradicional y a una ideología burguesa.

Refleja una protesta nihilista que va en contra de todos los aspectos de la cultura occidental, sobre todo contra el militarismo.

Su rebelión contra las normas establecidas era basada en una creencia profunda y proveniente de la tradición romántica, en la bondad esencial de la humanidad cuando no esta corrompida por la sociedad.

Este movimiento surge con los destroces de la 1° guerra mundial y defiende también una actitud negativa hacia todo lo que produce la civilización bélica

Dada es cualquier cosa, es un estado de ánimo, nacido de la guerra y en la guerra. Es anarquista, revolucionario, también es indiferente, diletante y poético. Dada quiere estigmatizar la brutalidad. Dada está en contra del futuro. Existen, más que por la guerra, porque son hombres independientes que viven otros ideales.

Es una manera de ser así como una manera de vivir. Dada conoce todo, dada destruye todo, dada no habla, dada no tiene una idea fija.

Los dadaístas profesaban todas las artes pero no se encasillaban en ninguna. Sus ideas contra las normas se basaban en una profunda creencia derivada de la tradición romántica. Abrieron una puerta definitiva a lo posible y a lo imposible, a lo todo y a lo nada

El movimiento Dada emitió su propio manifiesto, o ideas: Propugnó la abolición de la memoria y de la lógica, de la arqueología, de los profetas y del futuro , el quebrantamiento de las normas, la liberación de la fantasía y la creación de un lenguaje incoherente que era el reflejo del vivir de su sociedad.

Es un movimiento antiliterario, antipoético, anti-arte que terminó por ser anti-el mismo, para que finalmente muriera por sus propias manos. La destrucción es necesaria para la creación, naciendo así el surrealismo.

DUCHAMP

“FUENTE”

Es un ready-made, un simple urinario convertido en obra de arte por mera decisión del artista. Es un ejemplo paradigmático d ela voluntad de Duchamp de ridiculizar el culto fetichista del objeto artístico y de cuestionar y desmitificar el genio individual.

Es la ironía que lleva implícita la acción de extraer un objeto de su contexto habitual y dotarlo de un nuevo significado.

EXPRESIONISMO ABSTRACTO

Tras la 2ª G.M. París pierde la supremacía del arte el cual pasa a Nueva York. El máximo exponente de este expresionismo abstractor es Pollock. Características.

Esta técnica se caracteriza básicamente por:

  • El artista ejerce menos control sobre la creación del cuadro.
  • Los materiales se independizan del pincel y se disttribuyen con mayor autonomía.
  • Pintura total. Se extiende hasta los límites de la tela, parece no tener ni principio ni fin.
  • Telas de gran formato.
  • La pintura total y el gran formato de las telas contribuye a crear un ambiente que atrapa al espectador.

Técnicas de Expresionismo abstracto.

  • Action Painting. Los artistas se aproximan al caballete sin ninguna idea preconcebida sobre lo que van a pintar. Sólo saben que pintarán “algo” en la tela blanca. La imagen será el resultado del encuentro del artista con la tela. Existe en esta técnica algunas referencias al surrealismo (azar, lo fortuito).
  • Dripping. Consiste en chorrear directamente la pintura del recipiente a la tela que estará extendida en el suelo. Lo innovador es precisamente eso, la tela no está sobre un caballete sino en una superfície lisa (pared o suelo). Esto da más libertad al artista que puede moverse por los 4lados de la tela e incluso dentro de la misma, en contacto directo con ella.

Se alejan de los utensilios propios del pintor, tales como pinceles, paleta, y prefieren palos, espátulas, cuchillos, pintura fluida que gotee, pesados empastes con arena, vidrios rotos u otros materiales atípicos.

Lo más importante no es el cuadro resultante sino el acto físico de pintar. El lienzo para ellos es como un escenario donde actúan sin guión que coarte su libertad de acción. Su psique ha de expresarse de forma directa y fortuita.

POP ART

Generación de artistas que se oponían a la expresión subjetiva, al irracionalismo, al cientifiscmo, y reivindican la realidad de una nueva cultura popular.

La civilización del consumo se convierte en el objeto artístico. Los temas se extraen de las revistas populares, carteles publicitarios, cómics, y los mitos del rock, el cina y la televisión.

Se forma bajo los postulados capitalistas y tecnológicos de la sociedad industrial; así pues, se nutre de las grandes ciudades, d elos medios de comunicación o de los medios de una sociedad de masas.

Las imágenes que se escogen de estos ámbitos no se embellecen, al contrario, a veces se acentua el mal gusto y se reafirma su carácter de producción en serie. Acostumbran a reflejar la realidad d e la época.

Técnicamente s eusan colores estridentes, llamativos, se destaca la impresonalidad de los objetos, la repetición o seriación…

Antecedentes:

  • Cubismo. Integración de material y objjetos cotidianos en collages.
  • Futurismo. Fascinación por la sociedad urbana moderna.
  • Dadaismo. Abandona de este movimiento el componente nihilista. Es más optimista, asume la banalidad con indiferencia para disfrutar de los mitos de la cultura que envuelve las grandes concentraciones urbanas, aunque sea con ironía.

Warhol es el máximo exponente de este arte. En sus copias serigráficas muestra ídolos rotos y oscurecidos que simbolizan el lado oscuro de la fama. Los rostros que uestran estos ídolos representan siempre su parte positiva, su máscara maquillada. Warhol lo que hace es oscurecer la otra parte de su personalidad para sacar a la superfícies ese lado oscuro que todos tenemos, allí donde guardamos nuestros problemas. Por ejmeplo muestra las depresiones de Liz Taylor, el suicidio de Marilyn Monroe…

Parte de su inconografía la forman también productos de consumo que se ofrecen a las masas con emnsajes subliminales en los cuales parece que consumiéndolos seremos mejores, seremos aquel tipo que siempre hemos soñado ser. (coca-cola, seven-up, tartas, helados…). Él convierte estos productos tan atractivos para el público en productos insignificantes, aporta una imagen crítica de ellos.

EL REALISMO Y EL IMPRESIONISMO.

1.El siglo XIX: contexto histórico.

            En el período que se inicia hacia 1850 Europa asiste a un enorme desarrollo político, social, industrial y tecnológico.

            Pero también es el período de la consolidación de los Estados liberales constitucionales, de la formación de nuevos Estados como Italia y Alemania, de la expansión del movimiento obrero, de la mejora generalizada del  nivel de vida y de un enorme crecimiento demográfico. Todos estos factores, unidos al progreso científico y tecnológico acompañan a una nueva revolución industrial.

El impulso industrializador propicio que los gobiernos, para potenciar sus economías, buscaran nuevos mercados y lugares en lo que obtener materias primas.

También razones de prestigio nacional hicieron que los Estados extendieran sus hegemonías y sus rivalidades. Europa se lanzó al reparto colonial de África, Asia y el Pacífico. El comercio mundial se multiplicó, la política proteccionista sustituyó al librecambrismo.

1.1.Francia.

         Napoleón III, se proclamó emperador y comenzó a restringir las libertades y acumular toda la autoridad.

            La rendición de Napoleón III ante Prusia durante la guerra franco-prusiana fue aprovechada para organizar un gobierno propio: la Comuna.

            Tras la Comuna se inició un período de transición con la proclamación de la III República.

            En el terreno artístico Francia se situó a la cabeza de Europa, y en ella asistimos a la aparición del Realismo y del Impresionismo.

2.Francia: contexto artístico.

            A mediados del siglo XIX, y en contraposición con el Romanticismo, los artistas empezaron a describir el ambiente real de la sociedad y a ofrecer un reflejo fiel de la vida cotidiana. El Realismo fue el estilo característico de la sociedad industrial burguesa, y reflejó los ambientes burgueses, obreros y campesinos.

            Sin embargo, el gusto del público y las formas artísticas francesas estaban marcadas por los valores establecidos en la Academia de Bellas Artes y las exposiciones oficiales.

            En el Salón de la Pintura de 1863 fueron muchos los pintores rechazados, lo que produjo un enorme escándalo y el consiguiente permiso para abrir un salón paralelo al oficial donde expusieran las obras de todos estos artistas: el salón de los Rechazados. En éste expusieron los principales pintores del Impresionismo.

2.1.El Realismo.

            Fue un movimiento principalmente pictórico y se caracterizó por describir el ambiente real de la sociedad y ofrecer una muestra fiel de la vida cotidiana. Ambientes burgueses, obreros y campesinos. El Realismo, tanto en literatura como en pintura, testimonio de las debilidades del ser humano y del padecimiento de la nueva clase obrera, como Balzac, Stendhal, Dickens, Tolstoi y Dostoievski.

2.2.El Impresionismo.

            A finales de los años sesenta, una serie de pintores que rechazaban el arte académico se reunían en el café Guerbois. En 1874 celebraron una exposición independiente y colectiva en la que participaron Monet, Pisarro, Rendir, Sisley, Degas y Cézanne.

            El periodista Louis Leroy empleó el término impresionistas para calificar a estos pintores. Tituló su artículo La exposición de los impresionistas, inspirándose en una de sus obras expuestas: Impresión. Sol naciente, de Monet. Empleó este vocablo para recalcar el desinterés de estos artistas hacia los medios de expresión tradicionales de la pintura para fijarse en la expresión de la impresión visual.

Los pintores impresionistas.

            Manet, considerado el padre del movimiento. Los primeros impresionistas fueron Monet, Pisarro, Sisley, Rendir y Degas. Los artistas Seurat y Signac, partiendo del impresionismo, idearon otras técnicas, y emplearon el puntillismo o divisionismo.

            Los posimpresionistas Cèzanne, Van Gogh, Gauguin y Tolouse-Lautrec admiten las bases impresionistas, revisan  sus postulados e impulsan nuevas fórmulas creativas e individualistas.

3.El realismo.

            El realismo fue un movimiento artístico que aspiraba a dar una representación verdadera y objetiva del mundo sensible, basada en la observación. Desde mediados del siglo XIX se desarrolló en literatura y en las artes plásticas. Nació en Francia y se extendió al resto de Europa.

3.1.La pintura.

            Los pintores franceses Courbet, Daumier y Mollet reaccionaron ante los sucesos de la revolución de 1848 y reconciliaron las realidades sociales cotidianas de su época con el arte culto y oficial. Los temas son sociales y sus protagonistas son obreros o campesinos, personajes de la Revolución Industrial y de las revolucione sociales. Se exalta el trabajo, desaparece la preocupación por lo religioso y por el tema del Romanticismo. También se presentaron realidades concretas a través de la representación del paisaje. Los representantes del paisaje realista son Corot y la escuela de Barbizon.

. Gustave Courbet (1819-1877).

            Fue socialista y revolucionario, sin embargo, no puso el arte al servicio de la ideología. A pesar de que su obra posee un carácter político y social, no manifiesta en ella violencia revolucionaria, sino que aborda la realidad.

Courbet aprendió su técnica de Velásquez y Zurbarán, el manejo de la pintura y la interpretación de las luces y sombras de Rembrandt, y la composición y reinterpretación del espacio de David.

            Su temática está dedicada a la vida rural y a los oficios humildes. Presenta verdades cotidianas de la vida del campo y de la ciudad. Pincelada suelta, los tonos cálidos sobre fondos oscuros y los contrastes de luces y sombras. Anticipa el impresionismo, al representar los paisajes con anchas pinceladas. De su obra destacan: Las muchachas del pueblo, El entierro de Ornans, Los picapedros y el Estudio del pintor.

. Honoré Daumier (1808-1879).

            Daumier orientó su arte hacia la sátira y la caricatura política. Obras, El vagón de tercera clase.

. Jean-François Millet ( 1915-1875  1915-1875 ).

            Millet, pintor de los campesinos, muestra predilección por los temas rurales, la ética y la religiosidad del trabajo rural. Los protagonistas de su pintura son trabajadores del campo ajenos a los asuntos políticos del momento. Representa a los trabajadores como héroes de moralidad, transforma las escenas de trabajo y pobreza en imágenes de nobleza épica y dignifica a la población rural. Entre sus obras, El Ángelus y Las espigadoras.

– El paisaje realista.

            Camilla y Corot y la escuela de Barbizon se interesan por captar la realidad visible de la naturaleza, a la vez que sientan las bases para el impresionismo.

Corot ( 1976-1875  1976-1875 ) fue el mejor paisajista del siglo XIX.

            Precursora del impresionismo, se desarrollo en Francia, a partir de 1830, la escuela de Barbizon, dirigida por Théodore Rousseau que estudia, en contacto directo, los cambiantes aspectos de la naturaleza. El paisaje adquiere importancia gracias al tratamiento de la luz, la atmósfera y el color.

4.Rasgos del impresionismo.

            Los impresionistas no fueron un grupo heterogéneo. Cada pintor poseía su personalidad propia. Sin embargo, es posible identificar en ellos una serie de caracteres comunes.

            Pintaban escenas cotidianas, ejecutadas directamente al aire libre. Así, su pintura se concibe en función de la luz y el color. Lo importante es captar cómo se refleja la luz de los objetos, en las figuras, en el agua, valiéndose para ello del contraste de colores puros. Conocen y emplean las teorías del color, especialmente las de Chevreul.

            Técnicamente aplicaban los colores directamente sobre el lienzo, sin mezclar en la paleta, con pinceladas sueltas de manchas yuxtapuestas, de forma que a cierta distancia de la tela es la retina del espectador la que mezcla los colores.

4.1.La temática.

            El impresionista trata de representar la impresión, el efecto producido por la acción de los objetos exteriores en los órganos de los sentidos. Intenta dar su visión particular. Su visión depende siempre de la luz y de sus variaciones, que se convierten en el tema del cuadro.

            El paisaje es la forma de pintura más importante. Trabajan al aire libre, ante el motivo que se va a representar, y de forma rápida, pues la naturaleza es cambiante y lo que les interesa es fijar una impresión fugaz: el mar y sus horizontes movedizos, el cielo y sus nubes móviles, el Sol y sus vibraciones…

            Los impresionistas pintan lo que es pasajero, algunos incluso ejecutan series en las que siguen las transformaciones de un mismo paisaje según las diferentes horas del día.

            Eligen sus temas en la actualidad. Degas transmite el reflejo de lo que puede observar a su alrededor (carreras de caballos, lavanderas, bailes, mujeres arreglándose); Tolouse Lautrec es testigo de su época y evoca cabarés, la prostitución, el music-hall. Monet, Pisarro, Sisley y Rendir se fijan en los grandes bulevares de Paris, las distracciones populares, los paseos en barca, los baños…

4.2.La temática.

            Los pintores impresionistas abandonan los principios tradicionales del arte pictórico y excluyen el dibujo con contorno a través del que se precisa la forma y se sugiere el volumen. Prescinden de la perspectiva basada en las reglas de la geometría, evitan el claroscuro y sus contrastes violentos, y eliminan los negros, grises, pardos y tierras.

            El impresionismo emplea la perspectiva realizada, desde el primer plano hasta la línea del horizonte, por la disminución de los tintes y de los tonos, con lo que se señalan el espacio y el volumen. Los colores elegidos son los azules, los verdes, los amarillos, los anaranjados, los rojos y los violetas. En ellos todo es matiz y sombras, siembre coloreadas de reflejos. La técnica es la pincelada suelta, con poca materia y pinceles finos. La pintura que resulta es luminosa, y  el color, las tonalidades y los matices cambian en función de la luz y de los rayos de sol.

5.Los precursores del Impresionismo.

5.1.Los precursores lejanos.

– El predominio del color sobre la forma de los pintores venecianos del Renacimiento como Giorgione, Tiziano, el Veronés y Tintoretto.

– La técnica de las pinceladas fragmentadas, coloreadas  y colocadas formando manchas vibrantes, introducida por El Greco.

– La libertad de factura en la obra de Velázquez, esbozada en las manchas imprecisas para captar la luz y sus reflejos.

– El machismo coloreado de Goya lleno de matices.

– El uso preferente otorgado por Rubens al color y la luz.

– La técnica de Frans Hals.

– El estudio de Poussin.

Watteau.

Fragonard.

5.2.Los precursores inmediatos.

Constable y Turner.

Delacroix.

Corot.

La escuela paisajística de Barbizon.

Courbet.

– La fotografía.

– La estampa japonesa.

6.Los maestros del Impresionismo.

            Además de la exposición de 1874, los pintores impresionistas expusieron a lo largo de los años setenta y ochenta.

– Monet (1840-1926).

            Considerado como el pintor de la luz, en 1856, se inició en la pintura del paisaje al aire libre.

El estilo de Monet.

            Buscaba la impresión realista que encontraba en la naturaleza, captando lo que ésta tiene de móvil y fugaz, que está en perpetua transformación.

            El método elegido para trabajar es el aire libre y se dedicó al estudio de las transparencias y los efectos lumínicos del agua, y la atmósfera.

            El aire libre y la luz inundan la obra de Monet. Expresa sensaciones de la brisa que hacen ondular las hierbas, estremece las hojas, riza la superficie del agua, traduce la luz, sus cambios y sus reflejos, y busca los fenómenos atmosféricos.

            Adoptó una técnica rápida de toques de pincel, evitando fundir los colores en la tela. Para reflejar la abundancia de percepciones, cambiaba el método a cada momento. Unas veces se empleaba pinceladas anchas y amplias, tratadas con mucha pasta grumosa, y otras usaba pequeños toques ligeros fragmentando la pincelada, la cual disminuye hasta convertirse en pequeñas comas yuxtapuestas. La materia tan pronto es lisa y mate como se acumula y es empastada.

            La pincelada amplia y fragmentada expresa los ininterrumpidos reflejos movedizos del agua. El toque pequeño de comas permite observar el brillo de cada color, los cambios y las vibraciones de luz.

La obra de Monet.

            En la primera etapa de su pintura, realizó sus cuadros al aire libre, aunque incluyó a la figura humana, como en Mujeres en el jardín, siguiendo el ejemplo de Courbet y Manet. Sin embargo, acabó centrándose en los reflejos de la luz y el agua y dejando en un segundo plano la representación de las figuras, como La Grenouillère.

            La guerra franco-prusiana llevó a Monet a Londres, donde pintó, El Puente de Westminster, situado al fondo de la imagen junto al Parlamento británico, en vueltos ambos en una espesa niebla.

            Tras la contienda, Monet regresó a las tertulias del café Guerbois y se convirtió en la figura clave del movimiento. En 1874, los impresionistas realizaron la primera exposición a la que Monet llevó Impresión.Sol Naciente, con su pincelada suelta y rota.

            Instalada en Argenteuil, su pintura se hizo más fresca, sensible y luminosa. Su paleta se aclaró, y eliminó de ella el negro, el gris y los colores pardos. Monet se complacía en las representación de paisajes fluviales en los que capataba los efectos luminosos del agua. Prueba de ellos es Otoño en Argenteuil.

            A partir de 1877, comenzó sus famosas series, en las que repetía un mismo tema pero a distintas horas del día y en diferntes condiciones atmosféricas. A la década de los noventa pertenece la serie más famosa, La catedral de Rouen, en la que la luz, a diferentes horas del día, nos muestra un aspecto distinto de la misma perspectiva. La envuelve en una bruma de una atmósfera vaporosa sobre la que estudia los reflejos de la luz.

            Desde 1899 a 1926 trabaja en la serie Las Ninfas, con casi cien cuadros en los que recrea escenas del jardín acuático. En ellas han desaparecido los puentes, los puertos, las orillas y los horizontes. Sólo queda el reflejo de la vegetación y de las nubes en el agua. Con estos paisajes, Monet idea un friso continuo, que pondrá en práctica en el Museo de l’Orangerie de París.

– Rendir (1841-1919).

            Se inició en los caminos del Impresionismo junto a Monet y pizarro. En su período de formación se aprecia la influencia de Courbet y Manet, quien le aconsejó que aclarase la paleta.

El estilo de Renoir.

            Sus temas preferidos son las figuras humanas sobre el paisaje, el desnudo al aire libre, las composiciones con personajes tomados de la vida cotidiana, los retratos y algunas naturalezas muertas. Muestra un especial interés por la figura femenina.

            Su obra revela ciertas diferencias respecto al resto de los impresionistas. Su técnica es impresionista, a base de pinceladas pequeñas o largas, sueltas, rápidas, nerviosas y yuxtapuestas, dota a sus lienzos de un acabado brillante y pulido, que contrasta con la pastosidad de la pincelada impresionista.

La obra de Renoir.

            En sus primeras obras, El Palco, El Moulin de la Galette o El almuerzo de los remeros, emplea la técnica impresionista de pinceladas sueltas y contornos poco definidos, en las que la luz y el color son los protagonistas.

            Su pintura de los años ochenta se aleja del Impresionismo y empieza a definir las formas, a marcar los contornos y a darle protagonismo al dibujo. Este

giro, producto del estudio de Ingres, hace que se preocupe por el volumen y las densidades. Su pincelada es más apretada, con lo que trata de conseguir la sensación de volumen. Pinta desnudos femeninos de cuerpos flexibles y voluptuosos. Muestra de este cambio es su cuadro Las grandes bañistas.

            En la década de los noventa, Renoir abandona su dibujo preciso y lineal para buscar el equilibrio de forma y color. En esta etapa dominan los colores cálidos con reflejos nacarados. Abundan los desnudos femeninos de tonos rosas, amarillos y naranjas, como su Joven Bañista.

            Su obra retorna progresivamente hacia el Impresionismo, y pinta paisajes, naturalezas muertas y figuras. En ellas fija el resplandor del Sol y su incidencia sobre la figura humana al aire libre. El color, de tonalidades cálidas, recupera su protagonismo, así como la pincelada suelta y fluida. Pinta numerosos desnudos de bañistas al aire libre. Su gran obra, Las bañistas.

Características del Neoclasicismo
• De formaparalela a la caída del Antiguo Régimen, el
rococóes contestadopor algunos ilustrados (Diderot)
que recomiendan la serenidad del arte antiguo.
• Se descubrenHerculano 1719 yPompeya 1748, y se
publican tratados de arte: Winckelmann: Hª del Arte
de la Antigüedady Stuard: Antigüedades de Atenas.
Lessing:Laocoonte.

• LasAcademias destacan el valor normativo de lo
clásico. Harán campañas anti-barroco buscando el
buen gusto.

• El rococó se va agotando, repetitivo, formas decorativas que no trascienden al exterior, produce
una crisis estética.

Losrevolucionarios ven en el Neoclasicismo laderrota

del Antiguo Régimen(palacios reales barrocos). Lo

toman como arte oficial las nuevas repúblicas: USA y
Francia. Se sienten ciudadanos libres como los de
Atenas.

• Luego lo utilizaráNapoleón como arte imperial propio
de los césares.
• Se difunde desde Francia al resto de Europa y
abarca todas las manifestaciones artísticas.
• El pensamiento ilustrado pretende acabar con la
exaltación barrocay su carácter escenográfico, con
la personalización del poder, y sobre todo, con los
excesos decorativos del rococó.

• El Neoclasicismo responde a esta necesidad poniendo
la arquitectura al servicio del racionalismo, elorden,
laarmonía y los principios humanistas. En su esencia
es un retorno a la Antigüedad griega y romana
firmemente tutelado por lasAcademias, instituciones
que velan para que el arte se ajuste a las premisas
“correctas”.

Francisco de Goya y
Lucientes
• Haceretratos para toda la
aristocraciade la corte, destaca
por sufinura yelegancia.Triunfa
artística y socialmente.
• 1790 se quedasordo, para muchos
le influye en su arte:
metamorfosisen su personalidad
artísticaa través de esa
experiencia de dolor personal. La
sordera le lleva alaislamiento y la
introspección.

• Con laguerra, el dolor colectivo le
dio a su arte una nueva dimensión,
aún más pesimista y crítica:
expresa el dolor de un pueblo y la
degradación de los sentimientos.’

Pintura española del siglo XVII

PINTURA BARROCA ESPAÑOLA.- El siglo de oro de la pintura española es el siglo XVII, y lo es sólo por el número de pintores de primero y segundo orden que en él viven, sino por ser también el más original.

Los pintores españoles se entregan ahora con entusiasmo al naturalismo inspirador de la reacción barroca. Impúlsales a ello su propio temperamento, que en esta ocasión coincide con los nuevos gustos artísticos. Y en este aspecto es indudable que alcanzan algunas de las metas a que aspira el barroco. El nombre de José Ribera, con sus modelos buscados en las más baja clases sociales, y su gusto en representar tipos incluso anormales, es buen testimonio de ello.

Este apego a la realidad, propio del temperamento artístico español, le hace no gustar o, tal vez, le incapacita para esa interpretación heroica de los temas religiosos del barroco italiano y flamenco, que para la sensibilidad española siempre tienen algo de teatral y falso. Nuestra pintura religiosa barroca se distingue por la forma realista y concreta y, por lo general, cargada de emoción, con que expresa los temas, y de ello nos ofrece el mejor ejemplo Zurbarán en sus místicos.

Ya nos hemos referido a la expresión mística en escultores como Pedro de Mena; pero es indudable que la pintura ofrece campo más amplio para interpretarla. El amor divino es tema que importa sobremanera a nuestros pintores, desde la simple oración al arrebato místico. Como trabajan para iglesias y conventos, donde son frecuentes los religiosos que reciben, o creen recibir, favores divinos y que saben expresar lo que sienten en esos trances, los pintores procuran afinar su mirada. Por eso, algunas expresiones que hoy nos resultan tal vez demasiado exaltadas, no hacen sino expresar estados del alma perfectamente concretos y reales.

Agrégase a esta multitud naturalista la sobriedad de la mímica española comparada con la italiana; esa gravedad que suele frenar el dibujo español al desplazar los miembros de la figuras, y aminorar el interés por crear composiciones nuevas y complicadas al abandonarse, en el siglo XVII, el arte de comprender rafaelesco, reaparece en los pintores españoles su propia sensibilidad. Las composiciones se simplifican y los ersonajes se mueven en los cuadros como en la vida ordinaria, lo que pierden el ritmo lineal y movimiento de masas lo ganan en vida real. Salvo en artistas como Ribera y Velázquez, la composición de buena parte de nuestros cuadros se distingue por esa yuxtaposición de personajes, característicos, por ejemplo, de Zurbarán.

El naturalismo arriba comentado no lleva, sin embargo, a ampliar considerablemente los géneros pictóricos. El contraste es notable si comparamos nuestra pintura barroca con la holandesa. La pintura española es, sobre todo, religiosa, y en mucho menor grado, de retrato, aunque en este aspecto la calidad de los Velázquez compensa con creces la relativa escasez de pintores especializados. El retrato español es de actitud y gestos naturales; no se acepta el tipo mitológico; pero en cambio, aunque rara vez, alguna dama se hace retratar con los atributos de su santa titular.

En los restantes géneros, sólo en el bodegón se crea un tipo algo diferente del de las otras escuelas. Los pintores de flores abundan, y no faltan algún paisajista, algún pintor de batallas, de marina y aun de arquitectura; pero salvo los primeros, son figuras un tanto aisladas, que no llegan a crear escuela. Dos géneros de pintura requieren, sin embargo, gracias a Velázquez, mención aparte: el ya citado de paisaje y el de la fábula pagana. Los fondos de varios de sus cuadros son paisajes de primer orden y novedad extraordinaria; pero, por desgracia, apenas crean escuela. La mitología, sólo excepcionalmente cultivada por nuestros pintores, ocupan, sin embargo, amplio espacio en la obra de Velázquez, quien, como todo lo suyo, le impone su poderosa personalidad.

En el aspecto más puramente técnico, lo más importante es la temprana fecha en que se entregan nuestros pintores al estudio de la luz, y, sobre todo, que gracias a Velázquez se alcanza nuestra pintura barroca la meta, todavía no superada, en la representación del aire.

ZURBARÁN.- A Zurbarán, no obstante pertenecer a la gran generación que sigue a los maestros anteriores, es decir, a la de Velázquez y Alonso Cano, conviene incluirlo al final de este período del primer tercio del siglo, pues mientras sus dos compañeros comienzan a producir entonces sus obras capitales, él ha pintado ya hacia 1640 las que constituyen su verdadera gloria.

Francisco Zurbarán (1598-1664), aunque formado y establecido en Sevilla durante casi toda su vida, nace en Fuente de Cantos, en esa región meridional de Extremadura tan relacionada siempre con la capital de Andalucía. Su nombre delata ascendencia vasca en grado que ignoramos. En 1614, niño todavía, lo encontramos en Sevilla de aprendiz con el pintor Pedro Díaz de Villanueva. Dos años más tarde firma ya su obra fechada más antigua: una Concepción de propiedad particular. Y antes de cumplir los veinte lo hallamos casado y viviendo en Llerena, donde permanece cerca de diez años, al cabo de los cuales regresa a la capital andaluza a petición de su Ayuntamiento, que, al estimar que la pintura no es mejor ornato de la República, designa a un caballero veinticuatro para que le manifieste el gusto con que le verían establecerse en Sevilla. La protesta de Alonso Cano, fundada en la ordenanza de pintores, al mismo tiempo que refleja el carácter inquieto del granadino, delata la clientela que espera la llegada de Zurbarán. En efecto, a esos años y alos que siguen corresponden varias de sus series más importantes y numerosas.

La cuarta década del siglo es la más fecunda e inspirada de su vida. A ella corresponde su viaje a Madrid para pintar en el Salón de Reinos del Buen Retiro, y sus trabajos decorativos en el navío del Santo Rey Don Fernando, enviado por la ciudad de Sevilla a su Majestad para que pasee en el estanque del Buen Retiro. Gracias a estos servicios, se firma alguna vez pintor del Rey. En la siguiente, en el cambio, su estrella inicia su descenso. Bien sea por la competencia que comienza a hacerle Murillo, o por motivos de otra índole, ya no recibe encargos de la categoría de los anteriores, aunque continua pintando cuadros muy bellos, y al final de su vida, pasado de moda su estilo, se traslada a Madrid, donde muere con estrecheces económicas.

En Zurbarán triunfan ya conjuntamente dos valores que son decisivos en la pintura barroca de este momento: el claroscuro y el naturalismo. Menos radical que Ribera, si bien es cierto que en este aspecto, tal vez nadie supera al pintor valenciano, es uno de nuestros principales tenebristas. A diferencia de sus compañeros sevillanos Velázquez y Alonso Cano, que también inician su carrera en el tenebrismo, se mantiene fundamentalmente toda su vida dentro de él. Sus luces son, sin embargo, más claras y transparentes que las de Ribera, incluso que las de Velázquez y Cano en su etapa similar.

VELÁZQUEZ: SU VIDA.- Velázquez, un año más joven que Zurbarán y dos más viejo que Alonso Cano, viene al mundo en 1599. Forma parte, pues, de esa generación que nace con el siglo y a la que pertenecen, fuera de España, Van Eyck y Bernini. En el campo de nuestras letras es un contemporáneo de Calderón. Su actividad corresponde, por tanto, al segundo tercio de la centuria decimoséptima.

Vez la luz por vez primera en Sevilla y es hijo de Juan Rodríguez de Silva, de padres portugueses, y de Jerónima Velázquez, de familia sevillana. Aunque al final de su vida suele firmarse Diego de Silva, se le conoce con el apellido materno, y con él sólo figura en el nombramiento de pintor de Felipe IV. Se asegura que comienza su aprendizaje con Herrera el viejo, pero lo cierto es que, al contar los doce años, lo vemos estudiando con Francisco Pacheco, artista de no muchos quilates pero de la suficiente perspicacia para descubrir muy pronto el talento del discípulo, y lo suficientemente comprensivo para saber respetar su personalidad. Pacheco lo contempla siempre entusiasmado y termina casándole con su hija, aunque, como él mismo escribe, tiene en más el ser su maestro que su suegro. Probablemente Velázquez no aprende mucho de él, pero si le debe el haberse formado en un ambiente culto de gente de letras, y el acceso a las puertas de la Corte.

Después de un primer intento en 1622, Velázquez, protegido por el Conde-Duque de Olivares y por sevillanos amigos de Pacheco, entre los que figura el poeta Rioja, es al año siguiente introducido en la Corte, y, gracias al resonante triunfo del primer retrato que hace de Felipe IV, ya no sale de ella. Nombrado por el monarca pintor de cámara y alternando sus actividades artísticas con sus funciones palatinas, en las que termina siendo aposentador mayor, transcurre el resto de su vida en Palacio. A cargo suyo las colecciones reales, son sus nuevos maestros los grandes pintores, sobre todo los venecianos, en ellas representados por obras de primer orden. De Rubens, el gran astro del nuevo siglo, hay ya lienzos muy importantes, pero además en 1628 el propio artista se presenta en la corte, y Velázquez le acompaña en diversas ocasiones y recibe sus consejos. El más importante debe de ser el del viaje a Italia, que emprende en 1629 a costa del monarca, provisto de cartas de presentación para sus principales cortes. En Venecia se aloja en casa de nuestro embajador. Y en Roma, en el Vaticano. Después de haber visitado las principales ciudades y haber llegado hasta Nápoles, donde debe de tratar a Ribera, regresa al cabo de año y medio. Reintegrado al servicio real, continúa haciendo retratos y colabora en la decoración del Palacio del Buen Retiro, construido por su protector el todopoderoso el Conde-Duque de Olivares. En los desgraciados días de la Guerra de Cataluña, acompaña al monarca en la jornada de Aragón (1644), y años más tarde, en 1649, marcha de nuevo a Italia. Artista ya famoso, lo hace ahora enviado por Felipe IV para adquirir estatuas y cuadros con que decorar las nuevas salas de palacio. Velázquez, sin los quehaceres palatinos, en la plenitud de su gloria y entre tanat obra de arte de primer orden, está muy a gusto en Italia. En Roma retrata al propio pontífice Inocencio X. Pero Felipe IV le necesita, le llama reiteradamente y al fin, le ordena que regrese. En 1661 se encuentra de nuevo en Madrid y es nombrado aposentador de Palacio; cargo importante, que, no obstante, el tiempo que resta a sus pinceles, le permite pintar obras como Las Meninas y Las Hilanderas. En 1658, Felipe IV le concede el hábito de Santiago. Dos años más tarde cuida en función de su cargo, del viaje del monarca a la Isla de los Faisanes en el Bidasoa para casar a su hija con Luis XIV. Son para él más de setenta días de intenso trabajo y constante movimiento, que deben deminar su salud, probablemente ya quebrantada. A su regreso a Madrid a penas le resta mes y medio de vida. Felipe IV que le sobrevive cinco años, hace pintar sobre su pecho la cruz de Santiago en el cuadro de Las Meninas, donde le ha permitido retratarse.

A Velázquez le conocemos, sobre todo, por su autorretrato de cuerpo entero en el citado cuadro y por otro, sólo de la cabeza, en el Museo de Valencia. Aunque sabemos poco de su carácter, los que le conocen elogian en él su fino ingenio y encarecen su flema. Persona modesta y bondadosa, gusta de favorecer a otros pintores y, nada ambicioso, no aprovecha su trato frecuente con el monarca para prosperar desmedidamente. Su obra, relativamente reducida, parece justificar la flema de que le tachan sus contemporáneos.

SU ARTE.- Velázquez es, seguramente, el hijo más plecaro del naturalismo que inspira al barroco. Ningún pintor ha contemplado la naturaleza y la ha interpretado con su admirable serenidad, ni a esa justa distancia en que nos ofrece toda la poesía de la vida o de la simple existencia. Velázquez no gusta de contemplar la vida desde ese ángulo trágico ni espectacular, ni tan extremadamente realista, a que tan dados son los artistas barrocos. Cuando retrata a un pobre ser contrahecho, no se acerca a él con esa curiosidad del naturalista, tan frecuente en este género de temas, y sabe mantenerse en el punto en que sus lacras, sin dejar de ser vistas no repugnan y nos permiten sentir hacia él esa atracción que sienten sus propios señores. Cuando interpreta una fábula como la de Aracne, prescinde de su contenido espectacular, y nos la cuenta en el tono más llano y menos retórico posible; cuando tiene que representar el adulterio de Venus, no piensa en el tema fuerte del acto del adulterio, que hubiera deleitado a un Correggio, y nos lo cuenta, en La Fragua en un tono y en un lenguaje que todos pueden oír; cuando en su juventud, pinta el cuadro de Baco no es una bacanal bullanguera, como cuadra al Dionisos que recorre y alegra los campos, ni la expresión de la animalidad triunfante, sino simplemente la manifestación de la alegría que produce el vino sin extremos de ninguna especie. ¿Significa todo esto falta de fantasía? Evidentemente, no. Es simplemente reflejo de su temperamento esencialmente equilibrado, de su artístico sentido de la ponderación.

Este fino sentido naturista de Velázquez, sin estridencias y limpio de toda retórica, ha hecho pensar hasta nuestros días que sus pinturas son especie de maravillosas instantáneas, espejos portentosos, donde el pintor se limita a reflejar a la escena que la realidad ocasionalmente brinda a sus ojos, sin ulterior elaboración por su parte. Esto es falso. Velázquez, como es corriente entre sus contemporáneos y continúa siéndolo después, estudia cuidadosamente sus composiciones, y casi siempre partiendo, en las de cierta complicación, de otras anteriores, aunque reconstruya la composición en su taller y pinte del natural la escena por él imaginada. Como veremos, el camino de la perfección en el arte de componer lo recorre Velázquez con ese paso seguro y de fatalidad casi astronómica que distingue a su obra. A las actitudes forzadas y a la simple yuxtaposición de personajes de su época de juventud, que delatan sus esfuerzos por dominar el arte de componer, sucede en la edad madura una laxitud en ñas actitudes y una facilidad en los movimientos y en la agrupación de las figuras, que ocultan la previa elaboración y nos hacen pensar en la realidad misma sorprendida por el pintor.

Velázquez, como sus compañeros Zurbarán y Alonso Cano, da sus primeros pasos en el tenebrismo; pero, mientras el primero permanece en él toda su vida y Alonso Cano, como otros muchos pasa a un colorido más rico y alegre, Velázquez comprende, hacia 1630, que el tenebrismo no es sino una primera etapa en el gran problema de la luz; que la luz no sólo ilumina los objetos -preocupación fundamental de los tenebristas -, sino que nos permite ver el aire interpuesto entre ellos, y como ese mismo aire hace que las formas pierdan precisión, y los colores brillantes y limpieza. En suma, se da cuenta de la existencia de lo que llamamos la perspectiva aérea, y se lanza decididamente a su conquista. Para Velázquez, la perspectiva aérea no es sólo un problema técnico. Es indudable que, como Pablo Ucello, siente la dulce poesía de la perspectiva, y que, hermanada con la luz, la siente tan intensamente como un Piero della Francesca o los holandeses del siglo XVII. Sin más base, probablemente, que los cuadros del Tintoretto, Velázquez recorre en su edad madura ese camino que va del tenebrismo a ese aire que con verdad nunca superada se interpone entre los personajes de Las Meninas.

Al abandonar el tenebrismo, aclara su paleta y deja el color opaco y oscuro de su juventud. El cambio no parece que sea muy rápido. Al conocimiento de la colecciones reales se agrega el contacto con Rubens y el primer viaje a Italia. Iniciase entonces en él una nueva etapa, durante la cual descubre y asimila el colorido de Venecia, pero no el caliente del Tiziano, sino el más frío y plateado de Veronés, Tintoretto y el Greco.

Paralelo a ese cambio en el colorido, opérase el de su manera de aplicar el color, el de su factura. Aunque nunca sigue la forma con esa factura lisa de los caravaggiescos más puros, en su época tenebrista la pasta de color es seguida y de grosor uniforme. Después de 1630 esa pasta de color se va desentendiendo del anterior sentido escultórico de la forma y piensa más en la virtud del color mismo vivificado por la luz y en el efecto que, visto a distancia, produce en nuestra retina. Al sentido de escultura policromada de sus primeros tiempos sucede el más puramente pictórico que culmina en Las Meninas y en el Paisaje de la Villa Médicis, donde la forma se expresa por medio de una serie de pinceladas que, vistas de cerca, resultan conexas y aun destruyen la forma misma, pero en contempladas a la debida distancia nos ofrecen la más cumplida apariencia de la realidad. Es la técnica que en el siglo XIX constituirá el principal empeño de los impresionistas.

PRIMERAS OBRAS.- Las obras más tempranas de Velázquez, realizadas entre los años 1617 y 1623, pueden dividirse en tres categorías: el bodegón (objetos de uso cotidiano combinados con naturalezas muertas), retratos y escenas religiosas. Muchas de sus primeras obras tienen un marcado acento naturalista, como La comida (c. 1617, Museo del Ermitage, San Petersburgo), bodegón que puede considerarse como la primera obra independiente del maestro. En sus bodegones, como el Aguador de Sevilla (c. 1619-1620, Aspley House, Londres) los magistrales efectos de luz y sombra, así como la directa observación del natural, llevan a relacionarlo inevitablemente con Caravaggio. Para sus pinturas religiosas utilizó modelos extraídos de las calles de Sevilla, tal y como Pacheco afirma en su biografía sobre Velázquez. En la Adoración de los Magos (1619, Museo del Prado, Madrid) las figuras bíblicas son, por ejemplo, retratos de miembros de su familia incluido su propio autorretrato.

Velázquez fue también un pintor conocido en los círculos intelectuales de Sevilla, uno de los cuales, la Academia de Artes, fue dirigida de manera informal por Pacheco. En dichos encuentros, tuvo la ocasión de conocer a personalidades de su tiempo como el gran poeta Luis de Góngora y Argote (cuyo retrato, ejecutado en el año 1622 se encuentra en el Museum of Fine Arts Boston). Esos contactos fueron importantes para las obras posteriores de Velázquez sobre temas mitológicos o clásicos.

ÚLTIMOS TRABAJOS.- Durante los últimos años de su vida, Velázquez trabajó no sólo como pintor de corte sino también como responsable de la decoración de muchas de las nuevas salas de los palacios reales. En el año 1649 regresó de nuevo a Italia, en esta ocasión para adquirir obras de arte para la colección del rey. Durante su estancia en Roma (1649-1650) pintó el magnífico retrato de Juan de Pareja (Metropolitan Museum of Art, Nueva York) así como el inquietante y profundo retrato del Papa Inocencio X (Galería Doria-Pamphili, Roma), recientemente exhibido en Madrid. Al poco tiempo fue admitido como miembro en la Academia de San Lucas de Roma. Su elegante Venus del espejo (National Gallery, Londres) data probablemente de esta época.

Las obras clave de las dos últimas décadas de la vida de Velázquez son Las hilanderas o La fábula de Aracné (1644-1648, Museo del Prado) composición sofisticada de compleja simbología mitológica, y una de las obras maestras de la pintura española Las Meninas o La familia de Felipe IV (1656, Museo del Prado), que constituye un imponente retrato de grupo de la familia real con el propio artista incluido en la escena. Velázquez continuó trabajando para el rey Felipe IV, como pintor, cortesano y fiel amigo hasta su muerte acaecida en Madrid el 6 de agosto de 1660. Su obra fue conocida y ejerció una importante influencia en el siglo XIX, cuando el Museo del Prado la expuso en sus salas.

ALONSO CANO.- Nació en Granada en 1601. En 1616 se trasladó a Sevilla, donde estudió pintura en el taller de Francisco Pacheco. Como pintor, tiene una primera fase tenebrista, pero tras su paso por la corte madrileña como protegido del conde-duque de Olivares conoce las colecciones reales, la obra de Velázquez y la pintura veneciana, creando un estilo idealizado, clásico, de una calidad similar a la de los mejores pintores españoles, que huye del realismo en favor de las formas delicadas, bellas y graciosas, al igual que hizo también con sus obras escultóricas y arquitectónicas. Su obra maestra es la serie de lienzos que hizo para la catedral de Granada sobre la Vida de la Virgen (1654).

En lo que respecta a su labor como escultor, por la que es más conocido, Alonso Cano se formó en el taller de Martínez Montañés, realizando numerosas esculturas de tema religioso en madera policromada. De su maestro adoptó la contención expresiva y el clasicismo formal, añadiendo su gusto personal por lo delicado y menudo. Hizo varias Inmaculadas, figuras del niño Jesús y santos, entre otras. Como arquitecto diseñó la fachada de la catedral de Granada (1667), en la que destaca el sorprendente efecto de profundidad, logrado al rehundir sus tres grandes arcadas, y su gran riqueza decorativa.

Herrera, Juan de (c. 1530-1597), arquitecto, matemático y geómetra español del siglo XVI, máximo exponente del bajo renacimiento en su país. Seguidor de los maestros italianos, en especial de Sebastiano Serlio y Iacopo da Vignola, estableció un nuevo estilo —llamado herreriano en su honor— estrechamente ligado al imperio español de Felipe II y sus sucesores dinásticos de la casa de los Austrias.

JUAN DE HERRERA, <<EL MOZO>>.- Nació en Mobellán (Cantabria) hacia 1530, en el seno de una familia de hidalgos castellanos. Estudió en la Universidad de Valladolid, y más tarde se alistó como soldado en el séquito del todavía príncipe Felipe, con el que visitó Italia, Alemania y Flandes. A la muerte del emperador Carlos V comenzó su carrera arquitectónica bajo la tutela de Juan Bautista de Toledo, encargado por el nuevo rey de la construcción de un monasterio-palacio en El Escorial hasta su fallecimiento en 1572. A partir de este momento Herrera se hizo cargo de la dirección de las obras escurialenses, modificó algunas de sus técnicas constructivas, completó las techumbres y construyó la monumental fachada occidental, la gran basílica de planta centralizada y el templete del patio de los Evangelistas. Su nombramiento como inspector de monumentos de la corona propició la expansión de su estilo por toda España y le proporcionó nuevos encargos de gran envergadura, entre los que destacan los proyectos para la Lonja de Sevilla (1583), la fachada meridional del Alcázar de Toledo (1571), el Palacio de Aranjuez y el nuevo plano para la villa de Madrid. Una de sus obras más influyentes fue la inconclusa catedral de Valladolid, un templo corintio de planta rectangular con cuatro torres en las esquinas y crucero central, cuyas trazas inigualables sirvieron de modelo para las catedrales de México y Lima.

La aportación fundamental de Herrera a la evolución del renacimiento fue la disolución de la ornamentación figurativa y, como consecuencia, la culminación expresiva de los volúmenes arquitectónicos, propia del clasicismo. Su estilo, bautizado posteriormente como herreriano, dominó la arquitectura española durante casi un siglo, y entre sus seguidores se encuentras figuras tan relevantes como Francisco de Mora, Juan Gómez de Mora o Juan Gómez de Trasmonte. Entre sus características fundamentales destacan el rigor matemático de las proporciones compositivas, los chapiteles de pizarra de origen flamenco y los motivos decorativos geométricos, especialmente pirámides y esferas o bolas.

Además de arquitecto, fue un prolífico inventor y un reputado geómetra, fundador de la Academia de Matemáticas de Madrid bajo el mecenazgo de Felipe II. Herrera murió el 15 de enero de 1597 en Madrid.

CLAUDIO COELLO.- (1642-1693), pintor español, uno de los principales representantes de la escuela barroca madrileña. Como la mayor parte de sus contemporáneos, pintó retratos y obras religiosas, siendo un extraordinario compositor de cuadros de altar. También destaca como pintor de frescos, técnica poco frecuente entre los pintores españoles de su tiempo.

Nació en Madrid en 1642, en una familia de origen portugués. Se formó con Francisco Rizi, pintor de la escuela madrileña. Con él aprendió el lenguaje del barroco decorativo, basado en una concepción dinámica y escenográfica, con gran riqueza de color y una ejecución suelta y vibrante. Como la mayoría de los pintores de la segunda mitad del siglo XVII relacionados con la Corte recibió la influencia de Rubens y de la escuela veneciana, así como la de Velázquez, a quien debe su especial habilidad para captar la atmósfera y la perspectiva espacial.

Su estilo se caracteriza por una marcada preferencia por las composiciones con gran número de personajes. Entre ellas destaca su obra maestra, La Sagrada Forma, que pinta para la sacristía del monasterio de El Escorial en 1685. Se trata de un magnífico ejemplo de solución espacial, interpretado con el lenguaje teatral e ilusionístico propio del barroco. Escena religiosa y a la vez cortesana, es también una magnífica galería de retratos, en la que aparecen representados los principales personajes de la corte, encabezados por el propio monarca Carlos II, quien se arrodilla en oración ante la Sagrada Forma.

Otras obras suyas son: La comunión de santa Teresa (Museo Lázaro Galdiano, Madrid), Triunfo de san Agustín (1664, Museo del Prado, Madrid) y Virgen del rosario con santo Domingo de Guzmán (Academia de Bellas Artes, Madrid).

Autor de retratos de gran calidad, realizó también decoraciones murales con arquitecturas fingidas, inspiradas en modelos italianos. A pesar de ser el pintor español más importante del último tercio del siglo XVII, no llegó a ser pintor de cámara hasta 1685.

BARTOLOMÉ ESTEBAN MURILLO.- (1617-1682), pintor español nacido en Sevilla, cultivador de una temática preferentemente religiosa.

A través de las colecciones privadas de su ciudad natal tuvo la oportunidad de conocer la obra de los maestros barrocos italianos y flamencos, junto a la de sus precursores españoles, pinturas que le influyeron poderosamente. A partir de sus primeras obras, representaciones de la Virgen María o la Sagrada Familia, de espíritu algo distante, evolucionaron hacia un tratamiento de los temas en un tono más humano y sencillo, dentro de interiores cotidianos, en los que introduce pequeños detalles y escenas de la vida cotidiana. Sus personajes se caracterizan por esa dulzura y sentimentalidad propios de su estilo, que huye de los arrebatos trágicos que tanto atrajeron a otros artistas del barroco. Un destacado ejemplo de ello es La Sagrada Familia del pajarito (c. 1650) que se puede contemplar en el Museo del Prado de Madrid. Entre 1645 y 1646 realizó 11 escenas de vidas de santos que le dieron gran fama. En 1660 Murillo fundó y fue presidente de la Academia de Dibujo de Sevilla. Como pintor de escenas de género, destacó en la interpretación de personajes infantiles marginados de manera bastante emotiva, como por ejemplo en el Niño pordiosero (1645, Museo del Louvre, París). La Virgen y el Niño con santa Rosalía de Palermo (1670, Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid) es una obra en la que se pone de manifiesto la armonía de la composición y la precisión del dibujo de las pinturas de Murillo. De 1671 a 1674 realizó las pinturas de la iglesia de la Caridad de Sevilla, hoy dispersas por varios museos de San Petersburgo, Madrid (el Museo del Prado conserva numerosas obras suyas) y Londres.

Murillo es el artista que mejor ha definido el tema de la Inmaculada Concepción, del que nos ofrece numerosas versiones que destacan por la gracia juvenil y el rostro amoroso de la Virgen y el vuelo de los ángeles que la rodean. En el Museo del Prado se pueden contemplar algunos lienzos que tratan este tema. Sus representaciones de santos, auténticos retratos de personajes españoles de la época, corresponden al realismo imperante en el arte religioso del siglo XVII. En el siglo XIX las obras de Murillo alcanzaron gran popularidad e influyeron en algunos artistas de ese periodo.

Música en la Prehistoria

  • Artículo principal: Música en la prehistoria

Danza de Cogul (provincia de Lérida). En esta pintura rupestre varias mujeres danzan alrededor de un hombre desnudo. Los ritos asociados con danzas y ritmos repetitivos eran habituales en casi todas las culturas prehistóricas.

Se ha demostrado la íntima relación entre la especie humana y la música, y mientras que algunas interpretaciones tradicionales vinculaban su surgimiento a actividades intelectuales vinculadas al concepto de lo sobrenatural (haciéndola cumplir una función de finalidad supersticiosa, mágica o religiosa), actualmente se la relaciona con los rituales de apareamiento y con el trabajo colectivo.[2]

Para el hombre primitivo había dos señales que evidenciaban la separación entre vida y muerte: el movimiento y el sonido. Los ritos de vida y muerte se desarrollan en esta doble clave. En el llamado arte prehistórico danza y canto se funden como símbolos de la vida mientras que quietud y silencio se conforman como símbolos de la muerte.

El hombre primitivo encontraba música en la naturaleza y en su propia voz. También aprendió a valerse de rudimentarios objetos (huesos, cañas, troncos, conchas…) para producir sonidos.

Hay constancia de que hace unos 50 siglos en Sumeria ya contaban con instrumentos de percusión y cuerda(lira y arpa). Los cantos cultos antiguos eran más bien lamentaciones sobre textos poéticos.

En la prehistoria aparece la música en los rituales de caza o de guerra y en las fiestas donde, alrededor del fuego, se danzaba hasta el agotamiento. La música está basada principalmente en ritmos y movimientos que imitan a los animales. Las manifestaciones musicales del hombre consisten en la exteriorización de sus sentimientos a través del sonido emanado de su propia voz y con el fin de distinguirlo del habla que utiliza para comunicarse con otros seres.

Los primeros instrumentos fueron objetos, utensilios o el mismo cuerpo del hombre que podían producir sonidos. Estos instrumentos podemos clasificarlos en:

a) Autófonos: aquellos que producen sonidos por medio de la materia con la que están construidos, son instrumentos de percusión, hueso contra piedra por ejemplo.

b) Membranófonos: serie de instrumentos más sencillos que los construidos por el hombre. Tambores: hechos con una membrana tirante, sobre una nuez de coco, un recipiente cualquiera o una verdadera y autentica caja de resonancia

c) Cordófonos: de cuerda, el arpa

d) Aerófonos: el sonido se origina en ellos por vibraciones de una columna de aire. Uno de los primeros instrumentos: la “flauta” en un principio construida con un hueso con agujeros.

[editar] Mundo Antiguo (5000 a. C. – 476)

Artículo principal: Música en la Antigüedad

[editar] Antiguo Egipto y Mesopotamia

La música en Egipto poseía avanzados conocimientos que eran reservados para los sacerdotes, en el Imperio Nuevo utilizaban ya la escala de siete sonidos. Este pueblo contó con instrumentario rico y variado, algunos de los más representativos son el arpa como instrumento de cuerdas y el oboe doble como instrumento de viento. En Mesopotamia los músicos eran considerados personas de gran prestigio, acompañaban al monarca no sólo en los actos de culto sino también en las suntuosas ceremonias de palacio y en las guerras. El arpa es uno de los instrumentos más apreciados en Mesopotamia. La expresion musical de Mesopotomia es considerada origen de la cultuta musical occidental.

[editar] Antigua Grecia

Escena de un banquete hacia el siglo II a. C. Este bajorrelieve procede de la cultura indo-griega. Era habitual encontrar a un músico tocando una siringa o similar. Anciet Orient Museum de Tokio.

En la Antigua Grecia, la música se vio influenciada por todas las civilizaciones que la rodeaban, dada su importante posición estratégica. Culturas como la mesopotámica, etrusca, egipcia o incluso las indoeuropeas fueron de importante influencia tanto en sus músicas como en sus instrumentos musicales. Los griegos daban mucha importancia al valor educativo y moral de la música por ello está muy relacionada con el poema épico. Aparecen los bardos o aedos que, acompañados de una lira, vagan de pueblo en pueblo mendigando y guardando memoria oral de la historia de Grecia y sus leyendas. Fue entonces cuando se relacionó la música estrechamente con la filosofía. Los sabios de la época resaltan el valor cultural de la música. Pitágoras la considera «una medicina para el alma», y Aristóteles la utiliza para llegar a la catarsis emocional.

Posteriormente aparece en Atenas el ditirambo, cantos dirigidos a Dionisos, acompañados de danzas y el aulos, un instrumento parecido a la flauta. Surgen asimismo dramas, tragedias y comedias de una manera combinada pero sin perder la danza, la música y la poesía.

Euterpe con una flauta. Sarcófago de las musas. Museo del Louvre, en París.

Los principales instrumentos utilizados en Grecia fueron: la lira, la cítara, el aulos, la siringa (una flauta de pan), varios tipos de tambores como por ejemplo el tympanon (siempre en manos de mujeres), el crótalo, el címbalo, el sistro, las castañuelas.

[editar] Antigua Roma

Roma conquistó Grecia, pero la cultura de ésta era muy importante, y aunque ambas culturas se fundieron, Roma no aportó nada a la música griega. Eso sí, evolucionó a la manera romana, variando en ocasiones su estética. Habitualmente se utilizaba la música en las grandes fiestas. Eran muy valorados los músicos virtuosos o famosos, añadiendo vertientes humorísticas y distendidas a sus actuaciones. Estos músicos vivían de una manera bohemia rodeados siempre de fiestas.

En los teatros romanos o anfiteatros se representaban comedias al estilo griego. Los autores más famosos fueron entre otros Plauto y Terencio. La tragedia tuvo trascendencia siendo su máximo cultivador Séneca. La música tenía un papel trascendental en estas obras teatrales.

A partir de la fundación de Roma sucede un hito musical, los ludiones. Éstos eran unos actores de origen etrusco que bailaban al ritmo de las tibiae, una especie de aulos. Los romanos intentan imitar estos artes y añaden el elemento de la música vocal. A estos nuevos artistas se les denominó histriones que significa bailarines en etrusco. Ninguna música de este estilo ha llegado hasta nosotros salvo un pequeño fragmento de una comedia de Terencio.

Cuando el imperio romano se consolida, llega la inmigración que enriquece considerablemente la cultura romana. Fueron relevantes las aportaciones de Siria, Egipto y las que provenían de la Península Ibérica, actual España. Vuelven a aparecer antiguos estilos como la citarodia (versos con cítara) y la citarística (cítara sola virtuosa). Eran habituales los certámenes y competiciones en esta disciplina. Pese a todo esto, no está claro que Roma valorara institucional y culturalmente a la música.

[editar] La música en la China Antigua: simbología y textura en la música tradicional china

Representación de los instrumentos tradicionalmente utilizados en la música tradicional china.

Desde los tiempos más antiguos, en China la música era tenida en máxima consideración. Todas las dinastías le dedican un apartado especial. Aún hoy la música China está empapada de la tradición secular, legendaria y misteriosa de una de las filosofías más antiguas del mundo.

En el teatro chino tradicional, la música juega un papel fundamental anexo a las representaciones. Los parámetros a la hora de elegir los repertorios siempre han sido concordantes con la búsqueda de la armonía social dentro del contexto histórico de cada momento, con su estética correspondiente.

Los chinos deben haber percibido la altura relativa de los sonidos de manera empírica, sin necesidad de Fengs humanos ni mitológicos, sin arrullos de olas ni enviados al Olimpo chino. Como cosa natural debieron haber relacionado las distintas longitudes de los tubos con los distintos sonidos que en estos se obtienen. No es raro, tampoco, que les hayan aplicado la relación 3:2, dado que ésta tenía para ellos un valor simbólico. armonizar el cielo con la tierra.

Un sistema musical “representa el inventario de sonidos de que se vale una música, la altura y distancia de sonidos musicales entre sí”. Si ubicamos que corresponde a una quinta justa, un poco más chica que la que se obtiene con cuerdas. Este principio se denomina cíclico, porque el total de sonidos que integra la escala repertorio, se va generando por una constante matemática en las longitudes de los tubos que integran el sistema. Musicalmente se manifiesta por intervalos de quinta justa al ascender y de cuarta justa al descender.

  • Representación de una cadencia típica en la música china.

La explicación acústica que sustenta este sistema musical es el de la quinta soplada. Si soplamos con fuerza en un tubo cerrado, correspondiente, por ejemplo, a Fa4 se obtendrá una quinta justa superior, es decir Do5. Pero este Do5 también se puede obtener soplando normalmente en otro tubo que mida dos tercios de la longitud del primero.

Al cortarse un tercer tubo, que mida dos tercios de Do5 se obtendrá una quinta justa superior a Do5, es decir, Sol5. Como este sonido está muy alejado de huang-chung, se duplica su longitud y se obtiene Sol4, dado que la relación doble corresponde a la octava.

Pero los teóricos chinos se dieron cuenta de que podían obtener ese mismo Sol4, cortando un tubo que midiera cuatro tercios de Do5.

Trabajando así, y siempre sucesivamente con las relaciones dos tercios y cuatro tercios, llegaron a la escala de los 12 lu, con la cual se alcanza la octava. No la octava justa, por cierto, ya que la razón 1:2 nunca equivale a la ecuación 12 2/3. Obtuvieron entonces, una escala dodecafónica de temperamento desigual.

El peligro de esta escala cíclica es que, por más precauciones que se adopten, las fracciones se hacen cada vez más complicadas e irreductibles a números enteros. Si otorgamos el número ochenta y uno al huang-chung y le aplicamos el principio cíclico (2/3 – 4/3) al llegar al sexto lu comienzan números con fracciones, y cada vez se hacen más complicadas las ecuaciones a realizar: 81 – 54 – 72 – 48 – 64 – 42,666 – 56,888 – etc., meros lu para su escala usual.

  • Sistema tonal chino tradicional.

En el s.IV a. C. los teóricos chinos trataron de archivar las quintas para alcanzar la octava, es decir, intentaron el temperamento igual, pero solo en el año 1596 el Príncipe Tsai-Yu propone afinar los tubos según un principio equivalente al temperamento igual.

Para que la afinación de los lu no se alterara, los construyeron en piedra o metal, materiales mas durables que las cañas de bambú. Los lu construidos con lajas constituyeron los litofonos o carrilloner de piedra. En un comienzo eran doce lajas, luego se añadían seis más. Los litofonos no eran instrumentos melódicos propiamente dicho, sino puntos de r’i-tse (instrumentos) y chung-lu (canto) y en recuerdo de los primeros antepasados en wu-i(instrumentos) y chia-chung (canto). Todo esto debía relacionarse, asimismo, con danzas específicas.

Los litófonos de doce lajas se ubicaban en dos hileras de seis cada una. La hilera inferior correspondía a los lu impares (principio YAN, masculino) y la superior a los lu pares (principio YIN, femenino). Según Van Aalst, el primer lu es la perfección en sí mismo pues de él depende todo el sistema, es la fuente de origen del mismo, es el sistema en potencia. Por eso a la hilera impar le correspondía el principio YAN.

Cada vez que un tubo masculino produce uno femenino, el masculino, es esposo y el femenino esposa. Cada vez que un tubo femenino produce uno masculino, el tubo femenino es la madre y el masculino el hijo.

Los cinco primeros sonidos del ciclo de quintas constituyen la escala usual básica, pentatónica anhemitonal (sin semitonos).

Desde el año 1300 a. C. se usaban solo las cinco primeras notas de la serie donde cinco transposiciones modales, o sea que tomando como tónica cada uno de sus sonidos, el número teórico de modos posibles de obtener e un litófono de 12 lajas es de 60 modos pentatónicos, y 84 si se trata de escalas con piens. Este número de escalas posibles variaba también según las dinastías, y asimismo variaba el número de escalas reales empleadas.

[editar] Edad Media (476–1500)

Los orígenes de la música medieval se confunden con los últimos desarrollos de la música del periodo tardorromano. La evolución de las formas musicales apegadas al culto se resolvió a finales del siglo VI en el llamado canto gregoriano. La música monódica profana comenzó con las llamadas canciones de goliardos (ss. XI y XII) y alcanzó su máxima expresión con la música de los menestrelli, juglares, trovadores y troveros, junto a los minnesinger alemanes. Con la aparición en el siglo XIII de la escuela de Nôtre-Dame de París, la polifonía alcanzó un alto grado de sistematización y experimentó una gran transformación en el siglo XIV con el llamado Ars Nova, que constituyó la base de la que se sirvió el humanismo para el proceso que culminó en la música del Renacimiento.

[editar] La música en la Iglesia católica primitiva

  • Artículo principal: Rito litúrgico católico

Constantino instauró en Roma la sede del catolicismo hacia el año 325 d. C. Este nuevo espíritu de libertad impulsó a los primeros cristianos a alabar a Dios por medio de cánticos. Estos cristianos primigenios, buscando una nueva identidad no deseaban utilizar los estilos musicales predominantes paganos de la Roma de aquella época.

Para unificar los criterios musicales cristianos, San Pedro introdujo melodías orientales. Cabe recordar que la música en Grecia se encuentra más relacionada con Asia que con Europa. Los Salmos son cantos litúrgicos contenidos en el Antiguo Testamento dentro del Libro de los Salmos, ellos son de origen hebreo y los himnos son canciones de alabanza de tradición helénica. Son estas formas de música de origen oriental y basadas en una melodía cantada sólo con la voz humana y sin acompañamiento instrumental de ningún tipo, las que dieron forma a la música desde entonces y hasta principios del segundo milenio.

En un documento escrito por Plinio el Joven con la intención de informar al emperador Justiniano acerca de las costumbres de los cristianos, encontramos una interesante referencia de su música: «…ellos (los cristianos) tenían la costumbre de reunirse en un día específico al alba, para alabar a Cristo como si de un dios se tratase, con un canto alterno».

El canto alterno es aquel que se desarrolla entre dos coros, uno de los cuales canta una estrofa y el otro le responde. En la liturgia católica se le conoce como antífona, y se puede cantar con la participación de dos coros o de un solista y la congregación.

San Ambrosio, Obispo de Milán, introdujo en Antioquía cánticos en forma de antífona. Compuso a la vez himnos. Sus himnos junto con otros ya existentes pronto se propagaron por toda Italia. Debido a las frecuentes amenazas contra el Imperio romano por parte de las tribus bárbaras existió una gran agitación que provocó una dispersión de las melodías y la alteración de las mismas en cada región.

[editar] El canto gregoriano

El canto gregoriano es un canto litúrgico de la Iglesia Católica. Es utilizado como expresión y mensaje dentro del culto y asimismo como medio de expresión religiosa. Las principales características generales de este estilo musical son las siguientes: normalmente son obras de autor desconocido, monódicas cantadas a capella sin ornamentos instrumentales, son obras redactadas en latín culto, el ritmo es libre, el ámbito de su interpretación es reducido a pocas personas, utiliza grados conjuntos y los llamados ocho modos gregorianos, tiene forma de diálogo oratorio de rezos y por ello son cantos austeros.

Estos cantos monódicos pueden clasificarse según: el momento de la liturgia o del día en el que son interpretadas, según el incipit literario pueden ser himnos, salmos, cánticos de alabanza, etc.; según el modelo de interpretación, si son de tracto solista o congregatorio, antifonal (alternación de dos coros), responsorios de solista y coro o de estilo coral directo.

Otros tipos de liturgia

  • Ambrosiana o milanesa: canto de finales del siglo IV, que crea el himno e influye en el canto gregoriano que será el nuevo canto oficial.
  • Mozárabe: canto mantenido en las regiones de Al-Andalus, los centros serán Córdoba, Sevilla, Toledo y Zaragoza. En 1076, es sustituido por el canto gregoriano, menos en aquellas ciudades que solicitaban una dispensa para mantener su propio canto, como fue la ciudad de Toledo.
  • Galicano: canto propio de la Iglesia franca que fue sustituido por la liturgia romana.
[editar] Referencias
[editar] Véase también

[editar] Renacimiento (1500–1600)

  • Artículo principal: Música renacentista
  • Artículo principal: Compositores del Renacimiento

[editar] Escuela flamenca

Es en la región flamenca (Países bajos) donde, por su desarrollo económico, la polifonía recibió un mayor impulso y alcanzó su máximo esplendor entre los siglos XV y XVI. Los músicos de Flandes pronto se distinguieron por una técnica de contrapunto excelsa, y una inspiración cuasi-divina. En poco tiempo, esto se vio reflejado en una mayor influencia por parte de los músicos flamencos en todos o casi todos los centros musicales de Europa. Donde había polifonía se podía encontrar a un músico flamenco. Esto se vio, además, potenciado gracias a la edificación de enormes catedrales en donde fue creada una gran cantidad de schola cantorum.

Ya para finales de siglo XV, apareció en la escena musical un gran personaje, de quien se dice salvó a la música polifónica de los designios del santo padre: Josquin Des Pres. Aunque de nacionalidad francesa, vivió desde muy joven en Italia. Con su estilo cautivó a más de uno, mostró gran maestría en el manejo del contrapunto e hizo uso del semitono. Se dice que Des Pres escribía tan sólo cuando le daba la gana: algo raro en su época y el comienzo de una gran libertad para los compositores.

[editar] Música renacentista francesa

La Chanson, música de tipo cordal que desembocará en el Madrigal. En él destacan Pierre Attaignant, Janequin y Calude Jeune. Las peculiaridades de estos compositores son el enorme brillo y fuerza rítmica que dan a su música un carácter enormemente extrovertido, se distinguió por tener realismo expresivo, describe la naturaleza y resalta la expresión del texto; uno de sus exponentes es Clement Janequin. Escribió una de las canciones populares llamada L’Ahutte. Esta melodía describe escenas de cacería, cuadros de batalla, parloteo de mujeres y el ir y venir de la gente de los mercados. Lo describe como si quisiera pintarlos en un fresco para mostrar en la vida común.

El canto de la reforma Religiosa se aplican a melodías de canciones populares y se utiliza para el servicio religiosos en donde intervenían grandes grupos de personas .

Calvino utilizó ese canto masivo al unísono y lo armonizó a cuatro voces.

[editar] Música renacentista italiana

La música italiana se vio condicionada por el papel que ocuparon los compositores flamencos como: Adrian Willaert y sus discípulos que trasplantaron el estilo polifónico holandés. En menos de un siglo, Italia reemplazó a los Países Bajos como centro de la vida musical europea. Existían dos tipos de formas musicales: las frottole (frottola en singular), eran canciones estróficas, silábicamente musicalizadas a cuatro voces, con esquemas rítmicos marcados, armonías diatónicas y un estilo homófono con la melodía en la voz superior. Tiene varios subtipos como la barzelleta, el capitolo, el estrambotto, etc. Se solía ejecutar cantando la voz superior y tocar las otra tres voces a modo de acompañamiento. Sus textos eran amatorios y satíricos. Sus principales compositores fueron italianos. La contrapartida religiosa de la frottola fue la lauda. Se cantaban en reuniones religiosas semipúblicas a capella, o con instrumentos que tocaban las tres voces superiores. Eran en su mayor parte silábicas y homófonas, con la melodía en la voz superior llamada música

[editar] Música renacentista inglesa

En la música del renacimiento inglés, se destaca el compositor William Byrd, quien desempeñó un papel crucial en la música de clave; otro compositor de alta relevancia es John Dowland, compositor de espléndidas y reconocidas melodías para laúd.

[editar] Música renacentista alemana

Durante el siglo XVII, Alemania vivía la guerra de los 30 años, el Sacro Imperio Germánico a cargo del Emperador Felipe II y de su hermano Fernando I, enfrentaba una guerra contra el protestantismo en Alemania, por tanto las artes en Alemania sufrían una fuerte represión por parte del clero antes y durante la guerra; entre otros, no era permitido componer en alemán, sin embargo se dio la paz de Westfalia, por la intervención del cardenal Richelieu en la guerra, y las artes florecieron en Alemania, entre los primeros compositores en destacarse están Esaías Reusner, Johann Pachelbel y H. Schütz, aunque éstos no escribieron la música religiosa en alemán, uno de los primeros en componer en alemán fueron los organistas Johann Sebastian Bach y Diderik Buxtehude.

[editar] Música renacentista española

En la música renacentista española destacan las obras del compositor Tomás Luis de Victoria.

La música durante el renacimiento español fue fuertemente influenciada por la árabe, incluso el mismo Alfonso X el sabio compuso las cántigas bajo la influencia árabe, ya que era un gran admirador de su cultura; entre las obras más importantes del renacimiento se destacan: El Cancionero de Palacio, música de la corte de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, el cancionero Al-Andaluz, los libros en cifras para vihuela de Alonso Mudarra, los compositores Luys de Narvaez, Gaspar Sanz y el madrigalista Juan del Encina.

[editar] Barroco (1600–1750)

  • Artículo principal: Corriente musical del periodo barroco
  • Artículo principal: Músicos barrocos

La música barroca es el periodo musical que domina a Europa durante todo el siglo XVII y primera mitad del siguiente, siendo reemplazada por el clasicismo hacia 1750–1760. Se considera que nació en Italia y alcanzó su máximo esplendor en Alemania durante el barroco tardío. Es uno de los periodos más ricos, fértiles, creativos y revolucionarios de la historia de la música.

En este período se desarrollaron nuevas formas y se operaron grandes avances técnicos tanto en la composición como en el virtuosismo; así tenemos: cromatismo, expresividad, bajo cifrado y bajo continuo, intensidad, ópera, oratorio, cantata, sonata, tocata, suite, fuga y la sinfonía.

[editar] El bajo continuo

También llamado continuo, designa el sistema de acompañamiento ideado a comienzos del período barroco, y es además un sistema estenográfico o taquigráfico de escritura musical. Como técnica de composición permitía al compositor trazar tan sólo el contorno de la melodía y el bajo cifrado, dejando las voces medias, o sea el relleno armónico, a la invención del continuista. La ejecución del continuo requiere dos instrumentista un instrumento melódico grave (viola da gamba, violoncello, contrabajo, fagot, etc.) que ejecuta las notas del bajo y un instrumento armónico (laud, clavecín, órgano) a cargo del continuista, quien desenvuelve improvisadamente las armonías, de acuerdo con las cifras del bajo cifrado, en la forma de acordes arpegios u otras figuraciones, todo ello de conforme al estilo y las necesidades expresivas del texto musical.

[editar] El sistema tonal

El sistema tonal fue una evolución desde los últimos maestros de la música medieval hasta su máximo esplendor desde Bach a los últimos compositores tonales del postromanticismo. En sus comienzos, se definió una armonía musical compuesta por siete asuntos distintos: las notas, los intervalos, los géneros, los sistemas de escala, los tonos, la modulación y la composición de melodías.

[editar] Barroco italiano

Importantísimo compositor italiano, uno de los primeros en desarrollar los recursos Barroco, los que aplicó extensamente a la ópera, el madrigal y la música religiosa. Dominó tanto los nuevos estilos de comienzos del siglo XVII, como los más avanzados recursos de la polifonía franco-flamenca. Fue niño de coro en Cremona, su ciudad natal; fue discípulo de Ingegneri; poco después de los veinte años entró al servicio del Duque de Mantua, donde residió hasta 1612. Desde 1613 estuvo activo en Venecia, como maestro Capilla de San Marcos. Participó intensamente en el desarrollo de la ópera veneciana. Compuso gran cantidad de música religiosa y más de 250 madrigales. Gran parte de sus óperas se han perdido. Se conservan sólo tres “Orfeo” (1607), “El regreso de Ulises” y la “coronación de Popea” (1624). Monteverdi sobresalió por su libertad creadora en el uso de las formas, estilos y texturas antiguas y nuevas, del poder expresivo de la armonía y las disonancias y del poder caracterizador de los instrumentos de la orquesta.

Compositor y violinista italiano, uno de los primeros grandes impulsores de la escuela italiana del violín y de la música instrumental en Italia. Fue uno de los creadores de la forma llamada concerto grosso. Compuso también Sonatas tanto de cámara como de iglesia. Corelli fue uno de los primeros compositores que aplicó sistemáticamente los procedimientos derivados del Sistema tonal.

La música en Italia durante los siglos XVI, XVII y principios del XVIII estaba viviendo su apogeo y además estaba en búsqueda del máximo esplendor artístico, de lo excelso a lo sublime; el regocijo de lo religioso se disputaba entre lo humano y lo divino en el campo de batalla que era el Barroco. El theatrum mundi italiano vivía bajo el precepto de «Delectare et movere». La sprezzatura italiana, daba paso a lo que sería el más grande espectáculo de la voz humana: la ópera. El concerto grosso italiano y la orquesta italiana fueron el prototipo de composición y de ejecución a seguir por toda Europa occidental. Los castrati juegan un rol preponderante durante el Barroco italiano, eran el Barroco humano, lo hermoso extravagante y a la vez lo grotesco, lo confuso o manierista, lo bello con lo monstruoso, la moral y el decaimiento contra el esplendor supremo de la sociedad de la Italia barroca (Caffarelli, Senesino, Carestini) inmortalizados por una voz que trascendía el concepto de «perfección», que incluso a algunos llevó a la locura.

El violino italiano, una puesta en escena del manierismo barroco, era un vehículo más para el virtuosismo del ejecutante que del compositor, que únicamente indicaba pautas que los intérpretes tomaban con gran libertad. Ejemplos de esta época son los doce conciertos de Pietro Locatelli, el concerto grosso de Arcangelo Corelli, el concerto grosso de las quatro stagioni de Vivaldi (il prete rosso —el cura rojo—, por el color de su pelo).

[editar] Barroco francés

[editar] Barroco español

[editar] Barroco inglés

Georg Friedrich Häendel.

Häendel es uno de los compositores más importantes del barroco, siendo junto con su contemporáneo Bach, el más importante de la primera mitad del siglo XVIII.Nacido en 1685, en Alemania, en 1712 se iría a vivir a Inglaterra para consagrarse como uno de los mejores compositores británicos, consiguiendo en 1727 la nacionalidad británica. Es menester comprender que Häendel provenía de una familia rica y no tenía los impedimentos o limitaciones propios de la mayoría de los músicos. En 1759, con una gran reputación entre el círculo musical londinense, moriría a la edad de 74 años, siendo enterrado en la abadía de Westminster.

Su obra musical es muy numerosa, más de 600 obras. Entre lo más destacable se incluye sus óperas (Julio César, 1724); sus oratorios (El mesías, 1741); sus conciertos (Conciertos para órgano Op.4, 1735) y sus suites orquestales (Música acuática,1717, y, los Fuegos Artificiales, 1749).

[editar] Barroco alemán

Johann Sebastian Bach (1685–1750) fue un organista y compositor alemán, miembro de una de las familias de músicos más extraordinarias de la historia (alrededor de 120 músicos).

Su fecunda obra es considerada como la cumbre de la música barroca y una de las cimas de la música universal, no sólo por su profundidad intelectual, su perfección técnica y su belleza artística, sino también por la síntesis de los diversos estilos internacionales de su época y del pasado y su incomparable extensión. Bach tendrá enorme influencia en músicos posteriores, en especial a raíz de su redescubrimiento, debido al músico Felix Mendelssohn.

Sus más importantes obras están entre las más destacadas y trascendentales de la música europea y de la música universal. Toda su obra está perfectamente acabada y destaca por su originalidad y perfección técnica, si bien cabe mencionar como especialmente relevantes los Conciertos de Brandenburgo, el Clave bien temperado, la Misa en si menor, la Pasión según san Mateo, El arte de la fuga, La ofrenda musical, las Variaciones Goldberg.

[editar] Clasicismo (1750–1800)

Es el estilo caracterizado por la transición de la música barroca hacia una música equilibrada entre estructura y melodía. Ocupa la segunda mitad del siglo XVIII. Franz Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart y Ludwig van Beethoven son tres de sus representantes más destacados

Artículo principal: Música del clasicismo

[editar] La orquesta y nuevas formas musicales

Franz Joseph Haydn.

Wolfgang Amadeus Mozart

Ludwig van Beethoven.

  • Franz Joseph Haydn (1732–1809), compositor austriaco, una de las figuras más influyentes en el desarrollo de la música del clasicismo (c. 1750–1820).

De origen humilde, nació el 31 de marzo de 1732 en Rohrauan en Keitha, cerca de Viena y murió el 1 de mayo de 1820. Era el mayor de los dos músicos hijos de un fabricante de ruedas. Algunos suponen que era descendiente de croatas. Con ocho años entró en la escuela coral de la Catedral de San Esteban, en Viena, donde recibió su única formación académica. A los 17 años abandonó el coro y pasó varios años trabajando como músico independiente. Estudió los tratados de contrapunto y recibió algunas lecciones del prestigioso maestro de canto y compositor italiano Nicola Porpora. En 1755 trabajó para el barón Karl Josef von Fürnberg, época en que compuso sus primeros cuartetos para cuerda. En 1759 fue nombrado director musical del conde Fernando Maximilian von Morzin. El año 1760 contrajo matrimonio con Maria Anna Keller, unión que fracasó y de la que no hubo descendencia. Desde 1761 hasta su muerte, trabajó al servicio de los príncipes Esterhazy -primero Paul Anton y luego Nikolaus-, donde tuvo a su disposición una de las mejores orquestas de Europa.

  • Wolfgang Amadeus Mozart (1756–1791), compositor austriaco del periodo clásico. Uno de los más grandes e influyentes en la historia de la música occidental.

Nació el 27 de enero de 1756 en Salzburgo, y lo bautizaron con el nombre de Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart. Estudió con Leopold Mozart, su padre, conocido violinista y compositor que trabajaba en la orquesta de la corte del arzobispo de Salzburgo. Su padre fue gran influencia para su vida musical. Desde pequeño fue niño prodigio y un genio musical. Se dice que era el compositor perfecto, debido a que en sus borradores casi no se detectaba error alguno. Se caracterizaba por su estilo sencillo, claro y equilibrado, aunque sin huir la intensidad emocional. En su enorme producción musical (más de 600 obras, a pesar de su corta vida) destacan, entre muchos otrós géneros musicales, sus conciertos para piano y sus óperas.

  • Ludwig van Beethoven (1770–1827), compositor alemán, considerado uno de los más grandes de la cultura occidental.

Nació en Bonn el 16 de diciembre de 1770. Se formó en un ambiente propicio para el desarrollo de sus facultades aunque excesivamente rígido. Sus primeros brotes de talento musical fueron dirigidos de forma tiránica por la disciplina de su padre, que era tenor en la capilla de la corte. En 1789 Beethoven comenzó a trabajar como músico de la corte para mantener a su familia. Sus primeras obras bajo la tutela del compositor alemán Christian Gottlob Neefe, especialmente la cantata fúnebre por la muerte del emperador José II, mostraban ya una gran inteligencia, y se pensó en la posibilidad de que se fuera a Viena para estudiar con Wolfgang Amadeus Mozart. Aunque la muerte de Mozart en 1791 hizo que estos planes no pudieran realizarse, Beethoven marchó a Viena en el año 1792 para estudiar con el compositor austriaco Joseph Haydn. Beethoven ha sido reconocido tanto por sus principios clásicos como por su libertad de expresión, por lo que se lo sitúa como el último de los clásicos y el primero de los románticos.

[editar] Escuela de Mannheim

La escuela más importante durante el primer clasicismo fue, sin lugar a dudas, la escuela de Mannheim. En esta ciudad comienza a desarrollarse esta escuela orquestal. A partir de 1740 se establece una orquesta reconocida como la mejor de la época donde acudieron los músicos más sobresalientes de Europa, liderados por el compositor Johann Stamitz y sobre cuyo modelo y composición se establecerían todas las orquestas clásicas del período.

Esta escuela contribuyó a:

  • Fijar las formas clásicas y a explorar y desarrollar los efectos orquestales que hasta entonces se habían limitado a las oberturas de las óperas.
  • Divide la orquesta en dos partes iguales que dialogan entre sí.

[editar] Otras escuelas

La Escuela de Viena. La particularidad de esta escuela es el uso de temas de carácter contrastante. Tuvo como representantes a Monn, Wagensel y Gassmann.

La escuela de Berlin. La importancia de esta escuela radica en que fue el primer lugar en donde en donde se inicia la técnica del desarrollo. Como representante está Carl Philipp Emmanuel Bach.

[editar] Clasicismo mediterráneo

[editar] Romanticismo (1800–1900)

[editar] El piano romántico

  • Franz Schubert (1797–1828), compositor austriaco, gran incomprendido en su tiempo, cuyos Lieder (canciones para voz solista y piano basadas en poemas alemanes) están entre las obras maestras de este género, y cuyos trabajos instrumentales son un puente entre el clasicismo y el romanticismo del siglo XIX.

Nació en Lichtenthal, cerca de Viena, el 31 de enero de 1797. Hijo de un párroco maestro de escuela, entró en el coro de niños de la Capilla Imperial en 1808 y comenzó a estudiar en el Konvikt, una escuela para cantantes de la corte, en cuya orquesta también tocaba el violín. Escribió además obras para piano, música sinfónica, religiosa y numerosas óperas. Murió el 29 de octubre de 1828 a los 31 años de edad.

  • Felix Mendelssohn (1809–1847), compositor alemán, una de las principales figuras de comienzos del romanticismo europeo del siglo XIX.

Nació el 3 de febrero de 1809 en Hamburgo y su verdadero nombre era Jakob Ludwig Felix Mendelssohn-Bartholdy. Nieto del famoso filósofo judío Moses Mendelssohn, adoptó su segundo apellido, Bartholdy, cuando la familia recibió una herencia de un pariente con este apellido, aunque normalmente se le conoce por su primer apellido. En su infancia toda la familia se convirtió al protestantismo. Fue de genio precoz, de niño conoció a Goethe y recibió una cuidada educación. A los 9 años Mendelssohn debutó como pianista y a los 11 años interpretó su primera composición. Compuso la obertura Sueño de una noche de verano cuando tenía 17 años y la obra que contiene la famosa Marcha nupcial 17 años después. Tuvo como profesores al compositor y pianista checo Ignaz Moscheles y al compositor alemán Carl Friedrich Zelter. A Mendelssohn se le atribuye el haber redescubierto la obra de Johann Sebastian Bach, al estrenar en 1829 su Pasión según san Mateo.

Nació el 1 de marzo de 1810 en Zelazowa Wola, cerca de Varsovia. Hijo de padre francés y madre polaca, comenzó a estudiar piano a los cuatro años. Aprendió la técnica del instrumento prácticamente de forma autodidacta, aunque más tarde estudió armonía y contrapunto en el conservatorio de la capital polaca. También fue precoz como compositor: su primera obra publicada data de 1817. Desde muy joven mantuvo estrecha relación con las altas esferas sociales, ante quienes tocaba en sus reuniones musicales. Tras graduarse con honores en el conservatorio, su padre solicitó una beca del gobierno polaco para que pudiera ampliar su formación en el extranjero, ayuda que le fue denegada. A los 20 años de edad deja su Polonia natal en un viaje de estudios; nunca regresará. Se establece en París, donde morirá el 17 de octubre de 1849, víctima de la tuberculosis. Su obra se caracterizó por el intimismo, la delicadeza, la facilidad melódica, y una revolucionaria técnica de ejecución. El piano fue su instrumento por excelencia, y tuvo gran popularidad e influencia en los compositores de su época.

  • Robert Schumann (1810–1856), compositor alemán del Romanticismo. Desde niño, ya demostraba sus cualidades musicales, y su padre lo apoyó durante su formación procurándole un profesor de piano. La dedicación a su carrera musical se vio truncada por la muerte de su padre, aunque posteriormente reprendería sus estudios. Fue un brillante compositor y crítico musical, lo que le permitió descubrir a Johannes Brahms cuando era un joven de veinte años. En 1839, Robert se casó con Clara Wieck, y tuvieron ocho hijos. Finalmente, durante sus últimos años se acentuaron las depresiones, crisis, intentos de suicidios y periodos de reclusión. Murió de tifus en un sanatorio.

De origen alemán, es uno de los compositores más importantes del siglo XIX, cuyas obras combinan lo mejor de los estilos clásico y romántico. Brahms nació en Hamburgo el 7 de mayo de 1833. Después de estudiar violín y violonchelo con su padre, contrabajista del teatro de la ciudad, Brahms se especializó en el piano y comenzó a componer bajo la tutela del maestro alemán Eduard Marxsen, cuyo conservador gusto musical dejó una profunda huella en él. En 1853 inició una gira de conciertos como acompañante del violinista húngaro Eduard Reményi. Durante esta gira conoció al violinista, también húngaro, Joseph Joachim, quién lo presentó al compositor alemán Robert Schumann. Schumann se quedó tan sorprendido con las composiciones de Brahms, obras aún no editadas, que escribió un apasionado artículo en una revista de la época sobre el joven compositor. Brahms cobró un sincero afecto a Schumann y su mujer, la famosa pianista Clara Josephine Schumann, y esta amistad y el aliento que recibió de ellos le proporcionaron energías para trabajar sin descanso. Muchos biógrafos han escrito sobre la atracción que sentía Brahms por Clara, aunque nunca se la reveló abiertamente, ni siquiera tras la muerte de Schumann en 1856, y jamás se casó.

[editar] Música programática

[editar] El lied

El lied es la forma vocal menor del romanticismo más destacada. Consiste en la interpretación de un poema realizada por un cantante y piano. La estructura general es A B A donde la primera y la última estrofa tienen la misma melodía. El creador del lied es Schubert, sus principales temas eran la muerte, el amor y la naturaleza.

[editar] Sinfonía romántica

[editar] Los nacionalismos (1850–1950)

[editar] Rusia

El nacionalismo es una corriente iniciada en Rusia. Mikhail Glinka famoso por su ópera Una Vida para el Zar alentó a Aleksandr Dargomyzhski para ayudarle a convencer a un grupo de cinco compositores rusos a coordinar sus trabajos en base a la cultura rusa. Más tarde fueron conocidos como El Grupo de los Cinco. La ópera de Dargomyzhski El Convidado de Piedra fue la piedra angular sobre la que se basó esta nueva escuela.

Glinka es comúnmente recordado como el fundador de la música nacionalista rusa. Una vez depurado su estilo de composición en base a sus estudios posteriores, despertó una gran atención tanto en su país como en el extranjero. Sus operas rusas ofrecían una síntesis de composición occidental pero con melodía rusa, mientras que su música orquestal, con una instrumentación excelente, ofrecía una combinación de lo tradicional y lo exótico.

[editar] El Grupo de los Cinco

  • Artículo principal: El Grupo de los Cinco

De este grupo de cinco, sólo dos eran músicos profesionales, César Cui y Mili Balákirev, ambos poco conocidos. Un tercero Aleksandr Borodin es más conocido por su composición En las Estepas de Asia Central y por Bailes Polovtsian de su ópera Príncipe Igor.

Otro componente de este grupo fue Modest Mussorgski quien introduce ritmos del folclore ruso y escalas inusuales procedentes de la música de la iglesia ortodoxa, tan características en sus obras. Entre sus trabajos encontramos dos obras para piano La noche en el Monte Calvo y Cuadros en una exhibición, que posteriormente llamaron la atención a Maurice Ravel quien hizo sendos arreglos orquestales de ambas.

El quinto y último miembro del grupo fue Nikolai Rimsky-Korsakov, que fundamentó su trabajo en obras dramáticas de fuerza rítmica y color orquestal. Sus obras más improtantes fueron la ópera El gallo de oro y su famosa suite orquestal Scheherezade. También utiliza elementos de la iglesia rusa en su obertura Gran Pascua Rusa.

Piotr Ilich Tchaikovsky fue otro de los compositores rusos que usaban un tono y color brillantes. Su sexta sinfonía Pathetique es muy conocida, y realizó, también la música de tres famosos ballets: El cascanueces, La Bella Durmiente y El lago de los cisnes. Obras como la obertura de Marcha Slava, y Capricho Italiano ubican definitivamente a Tchaikovsky dentro del nacionalismo. Estas obras han sido programadas tan a menudo que se consideran entre las obras más famosas jamás construidas.

[editar] Bohemia: Smetana ( Mi patria) y Dvorák (Danzas eslavas, Sinfonía del Nuevo Mundo)

[editar] Escandinavia

Sibelius (Finlandia) y Grieg (Peer Gynt)

[editar] Francia

[editar] España

Albéniz (Suite Iberia) y Granados (Goyescas)

[editar] Posromanticismo (1870–1950)

[editar] Expresionismo

Movimiento estético que floreció en Europa, en especial en el área alemana, en el primer cuarto del s. XX (entre 1905 y 1925) y que se caracterizó por la expresividad anímica y subjetiva del arte, como reacción frente a la sensorialidad del impresionismo y el positivismo de fines del siglo XIX. La música expresionista se caracteriza por el intenso empleo del cromatismo y por la tensión expresiva, a menudo teñida de pesimismo. Sus compositores más representativos son los miembros de la llamada escuela de Viena (Schönberg, Berg y Webern).Tambien sirvio para los colonos cuando llegaron a conquistar otros lugares intimidaban con los ruidos de los instrumentos

[editar] Futurismo

El futurismo fue uno de los movimientos iniciales de vanguardia en la Europa del Siglo XX. Esta corriente artística fue fundada en Italia por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti, quien redacta el Manifeste du Futurisme, y lo publica el 20 de febrero de 1909 en el diario Le Figaro de París.

Este movimiento buscaba la ruptura con las tradiciones artísticas del pasado y los signos convencionales de la historia del arte. Intentó enaltecer la vida contemporánea, esto por medio de dos temas principales: la máquina y el movimiento. El futurismo recurría a cualquier medio de expresión; artes plásticas, arquitectura, poesía, publicidad, moda, cine y música; con el fin de construir de nuevo el perfil del mundo.

Los primeros trabajos futuristas en el campo de la música empezaron en 1910, mismo año en que se firma el Manifiesto de los músicos futuristas. Los principales compositores futuristas fueron Francesco Balilla Pratella y Luigi Russolo.

Russolo concibe el «arte de los ruidos» como una consecuencia a los estudios previamente realizados por Pratella. La «música de ruidos» fue posteriormente incorporada a las performances, como música de fondo o como una especie de partitura o guía para los movimientos de los intérpretes. Russolo fue el antecedente de la «música concreta», un lenguaje sonoro en el cual se utilizaba cualquier sonido, fuese este uno producido por la naturaleza o por la técnica (técnica gutural, fuesen palabras o un lenguaje inarticulado).

[editar] Música modal popular

[editar] Música del realismo socialista

El realismo socialista es una corriente estética cuyo propósito es llevar los ideales del comunismo al terreno del arte. Fue la tendencia artística predominante durante gran parte de la historia de la Unión Soviética, particularmente durante el gobierno de Iósif Stalin.

Las corrientes vanguardistas eran vistas como un natural complemento para las políticas revolucionarias; en las artes visuales florecía el constructivismo y en poesía y música se elogiaban las formas no tradicionales y vanguardistas, como el caso de la ópera atonal La nariz, de Shostakovich, basada en el relato homónimo de Gógol Sin embargo, esta situación no tardó en generar críticas de algunos elementos del Partido Comunista, que rechazó estilos modernos como el impresionismo, el surrealismo, el dadaísmo y el cubismo, debido a los principios subjetivistas que subyacían a ellos (el subjetivismo chocaba frontalmente con la aspiración objetiva del materialismo dialéctico) y a los temas que trataban (el realismo socialista sólo consideraba relevantes los temas relacionados con la política y los trabajadores).

El realismo socialista fue, en cierto modo, una reacción contra los estilos burgueses anteriores a la revolución, convirtiéndose en política oficial del Estado en 1932 al promulgar Iósif Stalin el decreto de reconstrucción de las organizaciones literarias y artísticas. Se fundó la Unión de Escritores Soviéticos para promover esta doctrina y la nueva política fue consagrada por el Congreso de Escritores Socialistas de 1934, para ser a partir de entonces estrictamente aplicada en todas las esferas de la producción artística. El 10 de febrero de 1948, se dictó el llamado decreto Zhdánov, que marcó el comienzo de una campaña de críticas y descalificaciones contra muchos compositores soviéticos, entre ellos Vano Muradeli, Dmitri Shostakovich, Serguéi Prokófiev y Aram Kachaturian. Posteriormente el gobierno de Stalin pasaría a apoyar a alguno de dichos artistas, llegando Shostakovich y Prokófiev a recibir el Premio Stalin.

[editar] Impresionismo (1860–1940)

El Impresionismo musical es un movimiento musical surgido a finales del siglo XIX y principios del XX sobre todo en la música francesa, con la necesidad de los compositores de probar nuevas combinaciones de instrumentos para conseguir una mayor riqueza tímbrica. En el Impresionismo musical se da mucha importancia a los timbres, con los que se consiguen diferentes efectos. También se caracteriza porque los tiempos no son lineales sino que se ejecutan en sucesión de impresiones. Se relaciona de esta manera con el Impresionismo pictórico, que conseguía las imágenes mediante pequeñas pinceladas de color. Dos de los principales compositores de este movimiento son Claude Debussy y Maurice Ravel.

[editar] Siglo XX (1900–2000)

  • Artículo principal: Música del siglo XX

[editar] Expresionismo, Dodecafonismo, Serialismo

[editar] Segunda Escuela de Viena

  • Arnold Schönberg (1874–1951), compositor austriaco vienés de origen judío de música clásica del periodo moderno (1900–1950). Uno de los músicos más grandes del siglo XX; es, junto con Ígor Stravinski y Béla Bartók, el compositor más importante e influyente de la primera mitad del siglo XX y una figura clave, junto con Monteverdi, Bach, Beethoven y Wagner, en la evolución de la música académica occidental.

Es reconocido como uno de los primeros compositores en adentrarse en la composición atonal, y especialmente por la creación de la técnica del dodecafonismo basada en series de doce notas, abriendo la puerta al posterior desarrollo del serialismo y del método cancrizante o del espejo de la segunda mitad del siglo XX. Además fue fundador de la Segunda Escuela de Viena.

[editar] Otras tendencias

Estudió en Presburgo (ahora Bratislava, Eslovaquia) y en Budapest, donde enseñó piano en la Real Academia de Música (1907–1934) y trabajó en la Academia de Ciencias (1934–1940). En 1940 Bartók emigró a Estados Unidos por razones políticas. Realizó investigaciones en la Universidad de Columbia (1940–1941) y enseñó música en la ciudad de Nueva York, donde vivió con serias dificultades económicas. Murió de leucemia el 26 de septiembre de 1945 en Nueva York.

  • Igor Stravinsky

[editar] El Grupo de los Seis (Le Groupe des Six)

Grupo francés formado a instancias del escritor Jean Cocteau, integrado por: Louis Durey, Germaine Tailleferre, Georges Auric, Arthur Honegger, Darius Milhaud y Francis Poulenc.

[editar] Música electrónica, música concreta

[editar] El jazz y sus variantes

[editar] El cine del siglo XX y otros artes escénicos

[editar] Cine

[editar] Musical

  • Memories
  • Cats
  • El fantasma de la Ópera
  • América
  • Chicago

[editar] Videojuegos

[editar] Rock (1960–1980)

 

[editar] Pop/Rock en español (1980-1995)

[editar] Siglo XXI (2000–presente)

  • Artículo principal: Música contemporánea

Estas son las corrientes musicales más importantes de los últimos años:

Una performance es una muestra escénica, muchas veces con un importante factor de improvisación, en que la provocación o el asombro, así como el sentido de la estética, juegan un rol principal.

El término performance se ha difundido en las artes plásticas a partir de la expresión inglesa performance art con el significado de arte en vivo. Está ligado al arte conceptual, a los happenings, al movimiento artístico fluxus events y al body art. La palabra performance comenzó a ser utilizada especialmente para definir ciertas manifestaciones artísticas a finales de los años sesenta. Este medio artístico tuvo su auge durante los años setenta.

La historia del “performance art” empieza a principios del siglo XX, con las acciones en vivo de artistas de movimientos vanguardistas. Creadores ligados al futurismo, al constructivismo, al dadaísmo y al surrealismo, realizaban por ejemplo las exhibiciones no convencionales en el Cabaret Voltaire. Entre estos artistas se destaca la participación de Richard Huelsenbeck y Tristan Tzara.

  • El arte de la performance es aquél en el que el trabajo lo constituyen las acciones de un individuo o un grupo, en un lugar determinado y durante un tiempo concreto.
  • La Performance o acción artística puede ocurrir en cualquier lugar, iniciarse en cualquier momento y puede tener cualquier duración.
  • Una “acción artística” es cualquier situación que involucre cuatro elementos básicos: tiempo, espacio, el cuerpo del artista y una relación entre este y el público. El performance se opone a la pintura o la escultura, ya que no es el objeto sino el sujeto el elemento constitutivo de la obra artística.
  • El sniggling es una forma activista y engañosa de performance art en público, que típicamente se desarrolla de modo que los espectadores inicialmente no se dan cuenta de que se está ejecutando una performance.

En el arte contemporáneo, nos referimos a acción poética cuando distinguimos una performance de una acción basada en el sentido poético del arte, la literatura o la cultura.

Es el momento en que se pierde lo más propio del clasicismo y la belleza clásica: proporciones, armonía, serenidad, equilibrio.

El manierismo es subjetivo, inestable. Los artistas se dejan llevar por sus gustos, alejándose de lo verosímil, tendiendo a la irrealidad y a la abstracción. Se prefiere, en escultura sobre todo, la línea o figura serpentinata, en que las figuras se disponen en sentido helicoidal ascendente.

Arquitectura manierista

En la arquitectura manierista, los edificios pierden la claridad de composición y pierden solemnidad con respecto al clasicismo pleno.

En los edificios se multiplican los elementos arquitectónicos, auque no cumplen una función arquitectónica.

La decoración gusta por compartimentar las fachadas de los edificios.

Vignola

Vignola escribió el “Tratado de los órdenes”, donde estudió los órdenes griegos y romanos. Sus obras más importantes son:

Iglesia del Jesús en Roma
Es el modelo de arquitectura de la Contrarreforma, sobre todo de las iglesias de la Compañía de Jesús.

Tiene planta de cruz latina y el transepto apenas sobresale. Es de nave única con capillas laterales entre los contrafuertes con poca luminosidad (ideales para la meditación). Sobre éstas hay una tribuna. En el crucero hay una cúpula.

La fachada la realiza Giacomo della Porta. Es similar a la de Santa María la Novella, típica de los Jesuitas. Hay dos cuerpos separados por entablamento, pero unidos por alerones. Tiene frontón con entrantes y salientes (antecedente del barroco). El interior es decoradísimo.

Villa Caprarola para la Familia Farnesio
Esta villa tiene patio circular en el centro. Presenta una decoración perfecta de la arquitectura con los espacios.
Las escaleras externas que corresponden con escaleras interiores son fastuosas con gran decoración.

Villa Dulia de Roma
Su esquema es parecido al anterior. Existe un juego de diagonales que confluyen en la puerta principal integrada en el entorno natural.

Destaca la fachada principal, de aspecto más rústico, que juega con las luces y las sombras, gracias a sus hornacinas, arcos triples con terrazas, etc. Tiene un criterio palacial.

Andrea Palladio

Era de familia pedrera, y por ello conoce muy bien los materiales. Realiza villas rurales que suelen ser residencias en el campo de las familias más ricas. Estas villas tienen planta central cuadrada con cúpula y con pórticos clásicos adelantados.

Sus obras más importantes son:

Villa Rotonda
Tiene planta cuadrada con cúpula central. Dispone de cuatro pórticos laterales (uno por cada lado). Los pórticos presentan orden jónico más entablamento y frontón.

Villa Rotonda, de Andrea Palladio

Otras villas de Palladio son la Villa Foscari del Benetto, la Villa Capra y la Villa Barbaro.

En la arquitectura religiosa, Palladio fue el arquitecto de:

Basílica de Vicenza
Hace uso simultáneo de columnas a dos escalas causando una trama visual.

La fachada tiene dos alturas. las columnas se prolongan por los dos cuerpos. En este edificio existe un gran juego de sucesiones de luces y sombras por la alternancia de los vanos.

San Jorge en Venecia
Edifico de cruz latina con tres naves y cúpula en el crucero. La fachada está dividida en dos cuerpos. Presenta enormes columnas que abarcan estos dos cuerpos. Además hay entablamento y frontón.

El Redentor en Veneci
Palladio aplica en este edificio una fachada al estilo de sus villas, usando mármol blanco y elementos clásicos.

Otras obras de Palladio son la Biblioteca de San Marcos de Venecia, el Teatro olímpico en Vicenza (restauración) y el Palacio Chiericati.

Escultura manierista

Algunos de los grandes representantes de la escultura manierista son Benvenuto Cellini, Juan de Bolonia y la Familia Leoni

Benvenuto Cellini

Cellini fue un magnífico orfebre y un magnífico técnico (dominó todos los procedimientos). Algunas de sus mejores obras son:

Perseo
Perseo se encuentra de pie y desnudo. La figura se encuentra sobre un alto pedestal y soporta en su mano la cabeza de Medusa. Rompe un poco el equilibrio por la línea abierta (brazo separado).

Se separa ligeramente del clasicismo por la modificación de los cánones. No busca un ideal sino una pose humana que ofrezca una posición dinámica.

Esta estatua representa el triunfo de los Médicis sobre la República de Florencia.

Salero con Neptuno y Venus
Es una extraordinaria pieza de oro lo que demuestra su categoría también como orfebre.

Juan de Bolonia

Juan de Bolonia es uno de los más característicos representantes del manierismo.

Alegoría de Francisco I de Médici. Obra de Juan de Bolonia

Algunas de sus obras son:

Estatua de Neptuno (en una plaza de Bolonia.)
Neptuno, desnudo, es esculpido con proporciones monumentales.

Rapto de la sabina
Es una clara muestra de la tendencia a la línea serpenteante del manierismo. Se trata de un famoso tema histórico de la antigua Roma. Los personajes están desnudos

Estatua de carlos V. Leone y Pompeo LeoniMercurio
La figura desnuda de Mercurio está en un escorzo trazando, de nuevo, una línea serpenteante. Es una estatua de bronce.

Familia Leoni

Los Leoni (Leone y Pomepeo) pasaron su vida en la Corte de Felipe II. Algunas de sus obras fueron el Sepulcro de Felipe II, el sepulcro del emperador Carlos V y Carlos V venciendo y aplastando al furor.

Pintura manierista

Correggio

Correggio era natural de Parma. Sus trabajos se caracterizan por los desnudos sensuales, el brillo frío de sus colores y el hábil manejo de los escorzos además de la originalidad en el tratamiento de la perspectiva.

Noli me Tangere. Correggio. Pintura manierista

El Cisne
Es una composición con paisaje, donde proliferación de figuras en una especie de friso.

Las posturas son anticlásicas, por ello los cuerpos se retuercen y se establece una línea serpentinata. Existe un gran protagonismo de la luz.

Ora importante obra de Correggio es Júpiter y Atiope

Parmigianino

Su obra más importante es La Madonna del cuello largo. En esta obra las proporciones son alargadas y se emplean colores convencionales.

El Cinquecento (abreviadamente, años [mil] quinientos en italiano) es un período dentro del arte europeo, especialmente el italiano, correspondiente al siglo XVI. Se caracteriza intelectualmente por el paso del teocentrismo medieval al antropocentrismo humanista de la Edad Moderna; y estilísticamente por la búsqueda de las formas artísticas de la antigüedad clásica y la imitación (mímesis) de la naturaleza, lo que se ha denominado Renacimiento.

Comprende dos fases: comienza con el denominado Alto Renacimiento (últimos años del siglo XV y primeras décadas del siglo XVI), y termina con el denominado Bajo Renacimiento o Manierismo.

El siglo que le precede (el XV) recibe el nombre de Quattrocento (años [mil] cuatrocientos), periodo en el que se va adoptando el vocabulario clásico y construyendo las formas propias del renacimiento. El siglo que le sigue (el XVII) recibe el nombre de Seicento (años [mil] seiscientos), y estilísticamente se caracteriza por la tensión entre las transformaciones violentas del Barroco y el equilibrio y proporción del Clasicismo.

Quattrocento

Virgen y niño, obra de Domenico Veneziano.

El Quattrocento (término que en italiano significa cuatrocientos, por los años pertenecientes al siglo XV, es decir “los años 1400”) es uno de los períodos más importantes del panorama artístico europeo. Se sitúa a lo largo de todo el siglo XV, y es la primera fase del movimiento conocido como renacimiento.

Características

En esta época aparece la figura del artista-creador en detrimento del anonimato. Surge el taller del maestro, que es quien recibe los encargos de los clientes. Este hecho podría sindicarse como el nacimiento de la categoría de autor. El hombre es la obra más perfecta de Dios. Se pinta la figura humana independientemente de lo que represente.

Desde la perspectiva de nuestros cánones estéticos actuales, el arte que se crea en esta época es de mayor “calidad” con respecto al llamado Trecento. En este arte evolucionan técnicas de pintura, consiguiendo la perspectiva; en escultura se vuelve a la imitación de la clásica griega y romana, y con respecto a la arquitectura hay un retorno a las líneas del arte griego y romano. En general este arte es de líneas más puras que su predecesor europeo, el gótico, siendo de menor tamaño y simplicidad

Los máximos exponentes de esta época son:

Florencia, cuna del Renacimiento

Los Medicis, dinastía de mecenas y coleccionistas, permiten el desarrollo del renacimiento desde la ciudad de Florencia con su dinero y su poder.

  • Al cabo de la Caída de Constantinopla, sabios y artistas bizantinos huyen de los turcos otomanos y viajan hacia Italia para instalarse en las ricas ciudades-estado como Florencia o la “Serenísima República de Venecia“. También se cuentan los Estados Pontificios en esta dinámica. Cada potestad paga por obras de bellas artes con temas religiosos primordialmente.
  • La acumulación de riquezas en los burgos italianos a lo largo de la Edad Media debido a la situación privilegiada de la península itálica para las rutas comerciales del Mediterráneo posibilitó allí una abundancia de dinero y de información cultural. En ella está el origen de todo un movimiento a favor de los artes en la Península Itálica. Los Papas financian también el embellecimiento de la ciudad del Vaticano, como muestra la bóveda de la Capilla Sixtina.
  • Siendo parte de este proceso los talleres de maestros que enseñan a numerosos discípulos; los discípulos a veces pintan sus retratos, inaugurando una costumbre que continuará hasta épocas posteriores, como sucederá en el Baco de Caravaggio.